Detenidos un empresario y su abogado por extorsionar a un hombre al que acusaron de robo

|

Todo ocurrió muy deprisa. En un momento estaba prestando declaración ante el juez como víctima de un asalto violento en su propio garaje y, en pocos minutos, estaba siendo detenido a la puertas mismas del juzgado, por haber extorsionado a uno de los hombres a quienes, en su momento, había identificado como autores de aquel robo.
El hombre, un empresario cullerdense, y su abogado comparecieron ayer ante la jueza de guardia en calidad de imputados por un delito de obstrucción a la justicia y falso testimonio. Todo, en relación a la declaración que esta misma semana el primero de ellos prestó ante el magistrado de penal 3 por ese robo, que según constaba en la denuncia se produjo el pasado mes de septiembre en su casa de Culleredo. Según la primera declaración, sucedió a mediodía, cuando el denunciante entró en su garaje para salir en coche. Según manifestó entonces, tres personas habían abordado, habían abierto la puerta de su vehículo y, a golpes, se habían hecho con un botín de 1.200 euros.

en fotografia
En la Guardia Civil, el asaltado legó a identificar a dos de sus supuestos agresores en fotografías, lo que motivó la detención e ingreso en prisión de los dos hombres que el pasado jueves ocuparon el banquillo por esos hechos. Fue unas semanas después cuando la Guardia Civil recibió las primeras noticias de que el asalto podía no ser tal. Ocurrió cuando el padre de uno de los presuntos autores acudió al cuartel y relató que el denunciante le había reconocido la falsedad de su denuncia y le había reclamado 18.000 euros para que cambiase en el juicio su versión y exculpase a los implicados.
Ahí comenzó la investigación de lo que el instituto armado ha denominado “Operación Pinocho”, que se cerró el jueves cuando, tras negociarse el chantaje a través del abogado y recibir el empresario cantidad de dinero en un sobre una de manos de los familiares justo antes del juicio, el hoy imputado reculaba en su identificación de los asaltantes durante la vista oral.
Ese cambio de criterio derivó en la puesta en libertad de los dos acusados, pero también en la detención de los nuevos sospechosos. La Guardia Civil llevaba semanas sometiéndolos a seguimientos e incluso estuvo presente durante la entrega del dinero, una extorsión por el que la víctima, a la que representan desde el despacho de abogados de José Ramón Sierra, podría ejercer ahora acciones penales.

Detenidos un empresario y su abogado por extorsionar a un hombre al que acusaron de robo