Casi medio millar de personas claman en Fisterra que se controle el arrastre

Sin dtítulo-1

La pesca artesanal de la Costa da Morte sigue estando en pie de guerra por el futuro de la bajura en Galicia; un futuro que defenderán “con uñas e dentes”. Al mediodía de ayer unas 400 personas de  todas las cofradías de la zona –desde Malpica hasta Noia–  se concentraron en el puerto de Fisterra para clamar de nuevo por un mayor control de la pesca de arrastre que está, a su entender, acabando con la flota tradicional al mermar sus posibilidades de subsistencia con la complicidad del Estado que es, al fin de cuentas, el que hace el reparto de las cuotas y permite el uso de aparejos como el pelágico, que están prohibidos.
La manifestación de ayer en el municipio fisterrán –a la que acudieron los alcaldes de Fisterra y Corcubión– no es la primera que hace la bajura –llevan más de siete meses de movilizaciones–  y tampoco será la última mientras no se escuchen en Madrid sus peticiones.
La primera de las reivindicaciones es que se obligue a las embarcaciones de arrastre a alejarse doce millas de la costa para que con las redes no esquilmen los bancos de peces de los que se pueden surtir los barcos artesanales. Y la segunda es que se les permita únicamente trabajar por el día, y no las 24 horas, como lo hacen en la actualidad.
“Se nós temos limitadas as horas de traballo, e o aceptamos pola sostibilidade dos recursos mariños, como é posible que as administracións permitan que un arrastreiro estea a traballar as 24 horas do día a unha ou dúas millas do Cabo de Fisterra, que é onde faenamos nós”, reclamó José Domínguez, patrón mayor de la cofradía de Corcubión y quien ha liderado las movilizaciones de la flota tradicional de la Costa da Morte los últimos meses. Domínguez sostiene que estos privilegios de los que goza el arrastre, a lo que se suma el hecho de que tienen asignado hasta el 80% de la cuota de caballa y el 90% del jurel, son un “xenocidio para a pesca de baixura”. Y, para más inri, sostiene que los que se llevan las mayores cuotas faenan con un “arte prohibida”. “O arrastre realízano con aparellos peláxicos que están prohibidos, pero a administración faino permisible”, afirma el patrón mayor corcubionés y prosigue: “É un asunto moi grave e hai moita xente que debería estar no cárcere. Pero como non temos diñeiro para levalo aos tribunais, intentarémolo poñer en coñecemento da UE e da sociedade”.  
En la manifestación criticaron además el comunicado de la Federación Galega de Cofradías recibido esta semana para consultar sobre la posibilidad de pedir un adelanto de la cuota de la caballa de 2016 cuando “o que hai que pedirlle a Madrid é que haxa un adianto do ano que vén, pero do arrastre para a frota de baixura”, opina Domínguez.
El patrón mayor avisa que la bajura no cejará en sus reivindicaciones y que “defenderemos con uñas e dentes que a pesca artesanal se poida multiplicar por dous ou por tres e que chegue peixe de calidade ”.

Casi medio millar de personas claman en Fisterra que se controle el arrastre

Te puede interesar