Oleiros-Un empresario irá a prisión y devolverá 38.000 euros a una vecina de Maianca a la que estafó

|

  m. rodríguez > oleiros

  Un vecino de Bergondo, administrador único de la sociedad Ingeniería y Desarrollo Shekel, ha sido condenado por tribunal de la sección primera de la Audiencia Provincial por estafa, un delito en el que ya era reincidente. Tal y como se puede leer en la sentencia, el hombre llevado a juicio tendrá que devolverle a una vecina de Maianca 38.120 euros, además de pagar una multa de unos 1.800 euros, a mayores de la pena de prisión de tres años, seis meses y un día.
Como explica la sentencia, la estafada y el empresario llegaron a un acuerdo para que el segundo le construyese una vivienda unifamiliar por 100.000 euros. A pesar de las advertencias de los allegados a la víctima y de técnicos de que el precio era demasiado bajo para el chalé que la mujer quería levantar, accedió a que Shekel se encargase de la construcción después de que le explicase que la cuantía era tal porque levantaría el inmueble con una técnica novedosa. A continuación, un arquitecto colegiado redactó a petición del condenado un proyecto básico y otro de ejecución de la casa.

Excusas > No obstante, tal y como recalca el tribunal, el administrador de la empresa “en ningún momento tuvo intención de construir la vivienda ni en los términos ofertados ni en ningún otro”. En este punto, cada vez que la vecina de Maianca preguntaba por el asunto, éste le daba una serie de excusas “tan peregrinas” como que la cimentación se había realizado pero “estaba oculta en el subsuelo de la finca” o que el Ayuntamiento de Oleiros no gestionaba las preceptivas licencias. Unos permisos que nunca llegó a solicitar.
En este sentido, las pruebas aportadas por la acusación demostraban que la sociedad en cuestión no desarrollaba ninguna actividad empresarial. De hecho, no hay documentación sobre relaciones laborales, la sede de la empresa era el domicilio particular del acusado, las cuentas tampoco demuestran actividad e investigadores privados tampoco detectaron actividad alguna de carácter empresarial.
Al parecer de la sala, lo único que hizo el condenado fue encargar una serie de proyectos como “medio indispensable para generan y mantener” la confianza de la estafada.
Aunque la vecina de Oleiros contaba con estudios suficientes para “desenvolverse de forma razonable en ámbito negocial”, al final, fue engañada. En este punto, la acusación también aportó el testimonio de otra mujer relacionada con la construcción y que también cayó en un fraude de este hombre al que conoció en un congreso de técnicos de este sector. “Lo que demuestra lo sutil y sofisticado del engaño”, como recoge la resolución de la sección primera.


 

Oleiros-Un empresario irá a prisión y devolverá 38.000 euros a una vecina de Maianca a la que estafó