El 1 de Mayo virtual reivindica lo público y el empleo de calidad

Una empleada trabaja en un supermercado de Zaragoza | toni galán (efe)
|

Por primera vez en 125 años, el Primero de Mayo no congregó en las calles a ningún trabajador, confinados en casa por la pandemia de la Covid-19, si bien el espíritu de lucha se ha intentando mantener virtualmente reclamando unos mejores servicios públicos y empleos de calidad. 

Los secretarios generales de los principales sindicatos CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, no encabezaron este año ninguna manifestación, sino que pronunciaron sus discursos en una sala vacía delante de imágenes de la madrileña Puerta del Sol.
Ambos líderes tuvieron un sentido recuerdo a los más de 24.000 fallecidos en esta pandemia durante sus discursos y llamaron a toda la sociedad a participar de las manifestaciones convocadas a través de las redes sociales bajo la etiqueta #YosoyPrimerodeMayo y a terminar a las 20.00 horas con el aplauso solidario.

Un agradecimiento colectivo a los trabajadores esenciales, como los sanitarios, que debe continuar cuando pase esta situación, señalan desde los sindicatos, pero “poniendo hilo en la aguja” y exigiendo al Gobierno mejoras porque “tienen salarios bajísimos”, trabajan con jornadas parciales y con elevadas tasas de temporalidad.

El líder de UGT quiso dedicar este Día del Trabajo a las personas que durante este largo periodo de tiempo han estado trabajando arriesgando su salud y su vida, y dejó claro que “de esta pandemia hay que salir con servicios públicos más fuertes y pensados para dar respuesta a las necesidades de ciudadanos”. 

En este sentido, citó al personal agroalimentario, transporte, comercio, servicios funerarios, sanitarios o limpieza, y dejó claro que “tendremos que hablar de estas personas, de sus condiciones de trabajo” y de sus salarios.

Desde el Gobierno, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, destacó que “este Primero de Mayo va a hacer historia, las calles están vacías pero los trabajadores más presentes que nunca: son los que nos están salvando”. 

Pero es precisamente a esos trabajadores, que “han mantenido el latido del España” durante el confinamiento, a los que, cuando todo pase, habrá que proporcionar unas mejores condiciones laborales, reclamó CCOO. 

También evaluar su gestión previa, por ejemplo, en los servicios sociosanitarios con auditorías y, si así lo requiere, tomando las medidas pertinentes “sin que le tiemble el pulso”.

Sordo insistió en la necesidad seguir apostando por los expedientes de regulación temporal de empleo y en la urgencia de una renta mínima para hacer frente al “drama” que viven, al menos, un millón de hogares en España.

“No os hemos cubierto a todos, ha sido imposible”, se lamentó Álvarez. Asimismo, el representante consideró una “vergüenza” que “mientras hay algunos lo tienen todo, otros tengan que hacer cola para recibir alimentos de organizaciones humanitarias”. 

Ambos recordaron los problemas de suministro que sufrió España y pidieron que si hace falta nacionalizar una parte del tejido productivo “habrá que hacerlo”, porque “el Estado tiene que proteger a sus ciudadanos estando presente en los sectores y actividades esenciales”.
También pidieron un acuerdo del Gobierno con patronal y sindicatos para que, al término del estado de alarma, los ERTE se mantengan acompasando “la vuelta a la actividad de las empresas”.

Por su parte, “El valor de tu trabajo” fue el lema elegido por el sindicato USO, que tampoco salió a la calle pero que quiso rendir homenaje a los trabajadores esenciales poco valorados.

El 1 de Mayo virtual reivindica lo público y el empleo de calidad