El calendario, una vía de intervención para el CSD

12 agosto 2020 El Deportivo presentó a Juan Carlos Valerón como entrenador del filial y Fran González como director de cantera, dos incorporaciones con las que el presidente, Fernando Vidal, consideró que se cumple un sue&ntil
|

Nueva temporada y misma incertidumbre. Ayer, con la disputa de la vuelta de la final de la promoción de ascenso a Primera División se cerró el curso en la categoría de plata del fútbol nacional. Empieza hoy la campaña 2019-20 y el Deportivo desconoce la categoría en la que competirá en unas semanas.

El club herculino está pendiente de las decisiones que adopten las instancias deportivas sobre los recursos que presentó por no haber podido disputar la última jornada de la temporada pasada en horario unificado, como estaba previsto, por los casos de coronavirus del Fuenlabrada.

La entidad que preside Fernando Vidal ha pedido el descenso del conjunto madrileño por alterar el buen orden de la competición y eso será lo que proponga al Comité de Competición el instructor del expediente abierto por la Federación Española de Fútbol sobre ese partido, que fue aplazado el 20 de julio y que se disputó el 7 de agosto.

A finales de esta semana concluye el plazo para presentar alegaciones al instructor y, una vez que finalice ese periodo, el instructor emitirá su fallo definitivo y se lo trasladará a Comité de Competición para que decida si castiga o no al Fuenlabrada con la pérdida de la categoría.

No obstante, el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), que depende del Consejo Superior de Deportes, todavía no ha resuelto si la Federación, a la que sí le ha permitido investigar en paralelo a LaLiga (esta archivó el expediente), tiene competencias para castigar al equipo madrileño.

Por otra parte, el ente federativo, a través de su secretario general, propuso a LaLiga que amplíe el cupo de equipos de la categoría de plata a 24, con Deportivo y Numancia, para dar seguridad jurídica a la competición, ya que, de lo contrario, el asunto acabará en la justicia ordinaria.

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, trasladó a la Federación Española de Fútbol su negativa a aumentar las plazas en Segunda División y le advirtió de que, en el caso de que se produzca el descenso del Fuenlabrada, podría dejar la categoría de plata en 21 equipos, sin repescar al Deportivo, que fue el mejor clasificado entre los que descendieron a Segunda División ni subir al que tenga mejor derecho de Segunda B.

Además, el Deportivo anunció la solicitud de medidas cautelares para que no empiece la temporada hasta que se resuelva el expediente de la Federación Española de Fútbol y también ha pedido al TAD la inhabilitación de Javier Tebas por su responsabilidad en el viaje del Fuenlabrada a Galicia con positivos en su plantilla y por la defensa a ultranza que ha hecho de ese equipo cuando LaLiga debería actuar con neutralidad en una disputa entre dos de sus miembros y con más actores secundarios que pertenecen a la asociación de clubes, caso del Numancia, que va de la mano del Deportivo en esta cruzada por la defensa de sus derechos.

Coordinación

Los sorianos, que defienden la Segunda División de 24 equipos para quedarse en el fútbol profesional tras haber descendido, como el Deportivo, en la última jornada, han enviado una carta al secretario general de la Federación para que no dé el visto bueno al calendario que le ha trasladado LaLiga para la temporada 2020-21 en Segunda División y que la patronal pretende iniciar el fin de semana del 12 y 13 de septiembre.

Desde que LaLiga le envía la propuesta a la Federación Española sobre el calendario, la entidad federativa dispone de diez días para responder con objeciones tal y como recoge el convenio de coordinación que firmaron la patronal y la Federación. Si esta no contesta, se entiende que acepta el planteamiento que le hacen los clubes, pero si la respuesta de la Federación es negativa, según expone ese mismo documento que está publicado en la página web oficial de LaLiga, esta debe reformular el calendario y elevar una nueva propuesta al ente federativo, que en ese caso dispone de cinco días para responder siguiendo las mismas pautas de la anterior ocasión. Es decir, si no responde, lo da por válido, pero puede rechazarlo. La no ratificación, de acuerdo al convenio, debe ser expresa y debidamente motivada. Considerar que la Segunda División podría variar su composición, podría ser un motivo para rechazar la propuesta de LaLiga.

En el caso de que esa segunda respuesta tampoco fuera de conformidad con el calendario de la patronal, tendría que mediar el Consejo Superior de Deportes para resolver el entuerto.

El calendario, una vía de intervención para el CSD