Víctor enseña el camino para superar al Levante

entrenamiento abegondo 12-05-2015
|

 

Víctor Sánchez del Amo reunió a sus jugadores 80 minutos dentro del vestuario antes de pisar el césped de Abegondo en el primer entrenamiento de la semana tras el revitalizador empate de Bilbao. En el terreno de juego, el técnico madrileño exploró la defensa de cinco pensando en el Levante. No porque vaya a aplicarla en el penúltimo encuentro de la pretemporada, sino para enseñar a sus jugadores cómo encontrar vías de penetración en el muro que puede plantear el rival en el estadio de Riazor.
El conjunto levantino pasó a defensa de cinco en las últimas jornadas. Con dos carrileros y tres centrales ha mejorado sus números y roza ya la permanencia en Primera División. En los últimos cinco partidos, el equipo valenciano solo cedió una derrota (ante la Real Sociedad en Anoeta). Empató con el Espanyol, ganó en Getafe, derrotó también al Córdoba y el pasado fin de semana igualó con el vigente campeón, el Atlético de Madrid.
El Deportivo ha utilizado la defensa de cinco como alternativa en las últimas temporadas, un sistema que conoce bien el aficionado porque soportó los éxitos del SuperDepor de Arsenio Iglesias en el arranque de los noventa. El próximo domingo, si hay Liga, tocará contrarrestarlo y Víctor ha empezado a sentar las bases de cómo hacerlo. Por ese motivo, ayer dedicó buena parte del entrenamiento a mover un equipo con tres centrales y dos carrileros que se comportaba como si fuera el Levante.
De vez en cuando, paró el ejercicio para hacer recomendaciones a los jugadores, caso de Salomao, que desde la frontal del área, escorado a la izquierda, colgó el balón al punto de penalti para que lo intentara rematar el delantero de su equipo, que atacaba a la defensa de cinco y estaba rodeado de centrales. “Vamos a buscar lo que hace más daño, no lo más fácil”, le dijo al extremo portugués, al que aconsejó sobre la mejor alternativa en la situación en la que estaba.
Por respeto al trabajo del técnico, la recomendación que le dio al jugador queda a buen recaudo.
Ahora solo falta que todo el trabajo que se desarrolla en los entrenamientos se traslade el domingo al césped de Riazor.

Víctor enseña el camino para superar al Levante