Los Oscar llegan sin que haya un claro favorito para lograr más estatuillas

un oscar envuelto en plástico preside la alfombra roja el día antes de la gala efe
|

La Academia de Hollywood repartirá esta madrugada en el teatro Dolby de Los Ángeles los prestigiosos Oscar en una ceremonia que carecerá, según las previsiones, de un filme que acapare los premios principales y en la que habrá pocas opciones de triunfo para el talento latino.

En esta edición, la número 85, podría darse la paradoja de que la cinta que se proclame mejor película gane únicamente en esa categoría, la más importante y que se entrega al final de las tres horas de la gala. Esto podría sucederle a “Argo”.

Esa producción, dirigida y protagonizada por Ben Affleck, es la favorita indiscutible para llevarse el premio grande de la noche, el mismo que parecía destinado a “Lincoln” de Steven Spielberg o incluso a “La vida de Pi” de Ang Lee.

Daniel Day-Lewis como mejor actor es la única apuesta fija de victoria para ese filme, aunque los votantes podrían recompensar a Spielberg con el galardón de dirección para resarcirle del presumible éxito de “Argo”.

Ang Lee queda al acecho, lo mismo que David O. Russell por su “El lado bueno de las cosas”, que consiguió tener a un actor nominado en cada categoría interpretativa, entre ellos Jennifer Lawrence y Robert De Niro.

Lawrence parte con ventaja para el título de mejor actriz, mientras que De Niro mantiene un pulso con Tommy Lee Jones (“Lincoln”) y Christoph Waltz (“Django desencadenado”) en la categoría de actor de reparto.

El Oscar de actriz secundaria parece llevar el nombre Anne Hathaway ya impreso gracias a su trabajo en “Los miserables”, un musical con ocho nominaciones y que podría recoger alguna estatuilla más de carácter técnico, como mejor mezcla de sonido o mejor diseño de producción.

Esa película figura también en la categoría de mejor vestuario, para la que está nominado el español Paco Delgado, si bien “Anna Karenina” tiene las de ganar en esa disputa.

Por su parte, “La vida de Pi”, con sus once nominaciones, allanó el terreno hacia el Oscar de efectos visuales y el de mejor fotografía que iría a parar al chileno Claudio Miranda, y lleva la voz cantante en la pugna por la mejor banda sonora.

 

Los Oscar llegan sin que haya un claro favorito para lograr más estatuillas