La Xunta pondrá en servicio parte del acceso a Morás a partir del día 15

En los laterales de la AC-551 se han colocado dos nuevos pasos superiores | pedro puig
|

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade espera finalizar en los próximos días los trabajos en el tronco de la AC-551 –que une la autovía A-6 y la autopista AG-55 con Sabón y que dará acceso a Morás– y ponerlo en servicio en la segunda quincena de este mes.

Desde el Gobierno gallego apuntan que actualmente se están realizando las labores de extensión del aglomerado definitivo y que pese a las adversas condiciones meteorológicas de los meses de octubre y noviembre de 2019, las obras se están ejecutando de acuerdo al plazo previsto.

El desvío habilitado durante las obras ha funcionado desde septiembre sin incidencias, dice el Ejecutivo gallego

Para ejecutar el acceso al polígono de Morás sin cortar la AC-551 fue necesario habilitar un desvío temporal que está funcionando sin problema, según destaca la Consellería. Durante los cuatro meses y medio que lleva en funcionamiento no se han producido incidencias graves y esto ha permitido “minimizar las molestias ocasionadas a los trabajadores y las empresas radicadas en el polígono de Sabón”, dicen

Para la construcción del nuevo enlace fue necesario ocupar la plataforma actual de la AC-551, ya que se debe ampliar la calzada existente. En los laterales de la AC-551 se han colocado dos nuevos pasos superiores, necesarios para construir la estructura de la glorieta elevada que permitirá el acceso directo al nuevo parque industrial, explica la Xunta.

 

Retrasos

Una vez que la AC-551 esté de nuevo habilitada y el tráfico se traslade allí, se retomarán las obras en la zona ahora ocupada por el desvío, para “reconfigurarlo con su versión definitiva, con un único sentido de circulación” y, con esto, finalizar completamente el proyecto.

Las inclemencias meteorológicas de los últimos meses de 2019 ralentizaron la actuación

El Ejecutivo autonómico mantiene los plazos anunciados en diciembre, que fijaban el fin de estas obras para este mes de marzo, después de que las continuas lluvias y temporales en 2019 hubiesen retrasado los trabajos.

El Gobierno gallego apuntaba en los inicios del proyecto que la actuación finalizaría antes de que acabase el año pasado, pero las inclemencias meteorológicas impidieron cumplir las fases como se esperaba.

El Ayuntamiento de Arteixo espera que estas obras marquen el “despegue” del nuevo polígono industrial, donde se asentarán, entre otras empresas, Estrella Galicia y Aluman. La Xunta asegura que cerca de un 70% de la superficie ya está comprometida.

La Xunta pondrá en servicio parte del acceso a Morás a partir del día 15