Unos 3.000 afectados por las preferentes toman las calles para exigir una solución

miles de afectados por las preferentes recorrieron las calles para exigir su dinero pedro puig
|

Más de 3.000 personas afectadas por las participaciones preferentes llegadas de toda Galicia volvieron ayer a tomar las calles del centro para exigir una solución ante las principales instituciones. Bajo el lema “Estafados por los bancos, expropiados por el Gobierno”, asociaciones de afectados de toda Galicia han recorrido las calles vociferando gritos contra banqueros y gobernantes.

Caricaturas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ataúdes que simbolizaban los ahorros de los afectados o ristras de chorizos fueron algunos de los elementos exhibidos por los manifestantes. La marcha partió a las 11.30 horas de la Delegación del Gobierno y finalizó en los jardines de Méndez Núñez. Allí, se leyó un manifiesto para exigir que se les devolviera el dinero inmovilizado por estos productos financieros. En este momento se unían a esta concentración los participantes en la otra manifestación del día, la convocada contra los recortes y el sistema financiero. En la lectura del manifiesto, la presidenta de la plataforma denunció el primer suicidio de uno de los afectados, que se registró ayer en Melide. El caso de Santiago, un hombre que “fue al banco a pedir su dinero y cuando volvió a su casa se ahorcó”, explicó. Los manifestantes guardaron un minuto de silencio por este hecho y criticaron la situación al grito de “con nuestras vidas no se negocia”.

 

caos de tráfico

Durante el transcurso de esta manifestación, las calles de la zona centro se colapsaron por completo. La marcha circuló por la plaza de Ourense, plaza de Galicia, Juana de Vega, San Andrés, Rúa Nueva o La Marina. Coincidieron, además, con la otra gran manifestación que recorrió ayer la zona centro. Ambas coincidieron en los jardines de Méndez Núñez, donde se mostraron apoyo mutuo a sus respectivas reivindicaciones.

Hubo conductores que tuvieron que sufrir los embotellamientos provocados por el caos de tráfico que se vivió en esta zona durante más de dos horas debido a los cortes. De hecho, hubo autobuses urbanos que abrieron sus puertas lejos de las paradas para que los viajeros pudieran continuar a pie. A la ciudad llegaron unos 20 autobuses llenos de manifestantes.

 

Unos 3.000 afectados por las preferentes toman las calles para exigir una solución