Los cambios de la Marea sobre la fachada marítima constatan su falta de un plan

El futuro de la fachada marítima está pendiente de los acuerdos a los que puedan llegar las administraciones implicadas | patricia g. fraga
|

Los cambios en los mensajes e iniciativas de la Marea sobre el futuro de la fachada marítima demuestran que el equipo de gobierno carece de un plan concreto en este asunto.
La última propuesta del Gobierno local es un concurso de ideas del que saldrán elegidos cinco proyectos que posteriormente serán valorados por la ciudadanía. Sin embargo, el resultado de esta iniciativa no será vinculante, por lo que el futuro del borde litoral podría no parecerse a los que sean mejor valorados.
Más certeza existe sobre los 125.000 euros que el Gobierno municipal repartirá en cantidades iguales entre los cinco proyectos seleccionados por un jurado que estará formado por representantes de diversas instituciones, o al menos se les extenderá una invitación para ello.
El concurso de ideas es la última novedad propuesta desde María Pita, aunque el Gobierno local comenzó defendiendo que los terrenos portuarios que se liberen, los muelles de Batería, Calvo Sotelo y San Diego, además de las parcelas de La Solana y el hotel Finisterre, debían ser devueltos de manera gratuita a la ciudad.
Esta voluntad de una solución gratuita choca con los planes que tiene la Autoridad Portuaria, que entiende que debe obtener un beneficio económico por medio de la liberación de estos espacios para hacer frente a la deuda que contrajo con la construcción del Puerto Exterior.
De hecho, en mayo del año pasado el alcalde y otros miembros del equipo de gobierno llegaron a participar en una manifestación en la ciudad en la que se pedía la devolución gratuita de los terrenos y que fue convocada por la Comisión Aberta en Defensa do Común.

Distanciamiento
Las variaciones en la postura defendida por el Gobierno local han provocado el distanciamiento con este colectivo, que no contempla otra opción que la devolución gratuita.
Sin embargo, el Gobierno municipal se dio cuenta de que esta opción no iba por el buen camino y entonces accedió a ofrecer al Puerto coruñés 1,4 millones de euros para hacerse con la parcela de La Solana, en la que preveía mantener el complejo polideportivo y social.
De hecho, esta cantidad llegó a estar reflejada con su propia partida en el presupuesto del año pasado, pero las novedades en el asunto acabaron por cerrar esta vía.
Después de que esta opción se cerrase, el Ayuntamiento anunció la celebración del foro “Tecendo litoral”, en el que invirtió más de 70.000 euros y del que, según la Marea, se extrajeron los criterios para el concurso que se pondrá en marcha a finales de este mes.
Lo que no salió fue la consulta popular aprobada en pleno y que el propio alcalde explicó que se haría después del foro, que tuvo lugar el pasado mes de abril. De hecho, el regidor fue cuestionado en varias ocasiones acerca de la fecha en la que se llevaría a cabo el referéndum, pero la respuesta siempre fue que cuando hubiese algo que comunicar, así se haría.
El Gobierno local solicitó informes a la asesoría jurídica municipal y su intención era que los ciudadanos diesen su punto de vista sobre lo que se debería hacer con la fachada marítima, aunque con el concurso de ideas, en el que habrá una fase de la valoración popular, parece que la consulta tampoco se convertirá en una realidad.
Además, el foro “Tecendo litoral” coincidió en el tiempo con la firma del convenio entre Xunta, Fomento y la Autoridad Portuaria de un convenio que garantizaba la titularidad pública de Batería, Calvo Sotelo y La Solana, además de la conexión ferroviaria con punta Langosteira. l

Los cambios de la Marea sobre la fachada marítima constatan su falta de un plan