Xunta y Gobierno se enfrentan por el último paso para el dragado de la ría

Las conselleiras do Mar y de Infraestruturas se reunieron con representantes de la cofradía
|

Después de casi una década de espera, los trabajos de regeneración de la ría de O Burgo parecen muy próximos, pero la administración autonómica y la nacional parecen alcanzar el necesario entendimiento para conseguirlo. La conselleira do Mar, Rosa Quintana, y la de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, ayer una reunión con la Cofradía de Pescadores y les transmitieron que la Asesoría Xurídica asegura que no es necesario el permiso de disponibilidad de los terrenos para la obra que exige el Gobierno como requisito. . 

El documento considera que el mero hecho de que haya actividad marisquera en la zona no limita la disponibilidad de los terrenos ni la realización de los trámites necesarios para la licitación do contrato. Y considera que la Administración estatal fundamenta su posición en un entendimiento poco “informado, formalista e equivocado” del trámite de replanteo del proyecto, previsto en la legislación de contratos do sector público.  

Por su parte, la subdelegada del Gobierno, Pilar López-Rioboo, insiste en que “la tramitación depende exclusivamente de esta certificación y negarse a emitirla es bloquear de manera intencionada la regeneración de la ría”. La representante de Madrid recuerda el obligado cumplimiento de la Ley de Contratos del Sector Público: “En realidad le está pidiendo que incumpla la legalidad”.  

La subdelegada reitera que el Gobierno dispone del dinero a través de los fondos europeos del Feder y con la aportación propia a través de los Presupuestos Generales del Estado, con un coste global cercano a los 50 millones de euros.  

Disponibilidad asegurada 
La Xunta considera que la disponibilidad de los terrenos está “plenamente asegurada” puesto que  la Consellería do Mar trasladó en varias ocasiones su compromiso de suspender la actividad marisquera cuando sea necesario. 

En este sentido, la Cofradía de Pescadores también se mostró dispuesta a paralizar su labor cuando sea necesario. El propio proyecto de dragado de la ría recoge la existencia de su actividad y deja claro que será en el momento de la ejecución de la obra, y no antes, cuando deberán dejar de faenar. 
Por eso, la Xunta considera “irracional” que el Estado pretenda  hacerlo ya, antes de la licitación de los trabajos y lamenta el “comportamiento errático” mostrado por la Administración do Estado. Por su parte, el Gobierno autonómico le pide al central que  certifique que dispone del crédito necesario para poder ejecutar las obras con garantías.

Xunta y Gobierno se enfrentan por el último paso para el dragado de la ría