Los venezolanos dispararon un 84% las peticiones de asilo en A Coruña

Una manifestación antichavista venezolana en la calle Real | pedro pug
|

Cuando, durante el anterior mandato, el alcalde Xulio Ferreiro expresaba su deseo de que A Coruña se convirtiera en una “ciudad refugio”, probablemente no sabía que su deseo se estaba haciendo realidad. Porque durante ese tiempo, el número de peticiones de asilo a nivel provincial que recibió la Subdelegación del Gobierno se dispararon pasando de solo nueve en 2015 a 521 durante 2018. Un incremento sin precedentes cercanos y que se explica por la crisis que vive Venezuela.


52 casos
de solicitudes de colombianos se registraron en  la Subdelegación, siendo el segundo grupo, más numeroso

Las cifras son elocuentes. Solo en el último año con datos exactos, el 2018, fueron 441 venezolanos los que solicitaron asilo en la sección de Extranjería de la Subdelegación del Gobierno. La segunda nacionalidad fueron los colombianos, con 52 solicitudes, y 19 ucranianos. El fenómeno comenzó a notarse en 2016, cuando se registraron 118 peticiones, y en 2017 fueron ya 316. Más allá de 2018, los datos no son accesibles, porque fue en ese año cuando la celebración de las entrevistas de protección internacional (figura que comprende el asilo y la protección subsidiaria), se derivó a la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras (BPEF). La Policía Nacional mantiene una estricta política de negarse a las peticiones de datos a los medios de comunicación, más allá de las que se conocen sobre criminalidad trimestralmente a través del Ministerio de Interior. Sin embargo, todo apunta a que durante 2019 la cifra de peticiones de asilo fue similar o mayor a la de 2018.

Procedimiento

Pero estas peticiones rara vez surten efecto. En 2018, en toda España solo se concedió asilo a 620 demandantes (de 55.759), 69 de ellos venezolanos. La entrevista es el mecanismo por el que técnicamente se formula la solicitud. La petición de cita previa o el escrito de presentación de solicitud tienen el efecto de manifestar la intención de presentar solicitud de protección internacional y otorgan el derecho a no ser expulsado mientras se gestiona la fecha para la celebración de entrevista. Una vez celebrada la conversación, la solicitud se tramita a través de la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) del Ministerio del Interior y se propone su resolución por la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio.

Muchos de estos inmigrantes, que contaban con medios en su país de origen, agotan sus recursos económicos a las pocas semanas de llegar a la ciudad y viven de forma precaria, a veces compartiendo un solo piso varias familias. La Cocina Económica calculó que, en 2019, de las 575 personas nuevas que atendieron el 44% era sudamericanas. La mayoría, venezolanos.

Los venezolanos dispararon un 84% las peticiones de asilo en A Coruña