España no se luce pero logra la clasificación

GRAF5285. CANTÓN (CHINA), 02/09/2019.- El pívot español Marc Gasol (d) lanza a canasta ante la defensa del pívot puertorriqueño Jorge Bryan Díaz durante el partido correspondiente al Grupo C de la primera fase del
|

Con más pena que gloria, España selló su pase a la segunda ronda del Mundial y el liderato del Grupo C en una actuación espesa y gris, marcada por su desacierto en el tiro y las imprecisiones, frente a una selección de Puerto Rico que soñó con el triunfo pero se quedó sin fuerzas al final (63-73).

Los puntos de Marc Gasol y Sergio Llull tras el descanso y la mejoría defensiva final permitieron el despegue de un equipo negado desde el perímetro, que solo anotó cuatro de sus treinta triples pero que al menos pudo salvar un marcador que peligró hasta mediado el tercer cuarto.


Tras lo visto en su estreno, quedaba la duda de si se vería la España de la primera parte frente a Túnez, que generó intranquilidad, o la que tras el descanso avasalló a su rival en una exhibición coral que dejó muy buen sabor de boca a sus aficionados.

Espesa
Y en los dos primeros cuartos sucedió lo primero. Volvió la España más espesa, a la que no le salía nada en ataque, falta de ideas y negada ante el aro, con unos porcentajes poco habituales en sus jugadores, lo que permitió a Puerto Rico soñar con repetir el triunfo que logró en 2002 en el Mundial de Indianápolis.

En el tercer cuarto, España se aferró a Gasol y tiró del acierto de Sergio Llull para ir cimentando su redención. Dos canastas seguidas del escolta balear culminaron los mejores minutos de su equipo y despejaron el panorama, a lo que también contribuyó la mejoría en defensa, que frenó la producción de un oponente que, atascado, solo pudo anotar diez puntos en otros tantos minutos (45-57, min 30).


Por contra, Gasol sumó once y Llull ocho en ese tercer periodo. Ambos resultaron fundamentales en el resurgir español. Los de Eddie Casiano lo siguieron intentando en los diez minutos finales en busca de un milagro como el vivido ante Irán, a la que remontaron 18 puntos, pero el intercambio de canastas no le favoreció.

España no se luce pero logra la clasificación