Valls propone reducir el número de regiones francesas, bajar los impuestos y un euro menos fuerte

ISL103 PARÍS (FRANCIA), 08/04/2014.- El primer ministro francés, Manuel Valls (i), conversa con la nueva ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal, antes de pronunciar su discurso ante la Asamblea Nacional en Par&iac
|

Una bajada de los impuestos para estimular la economía, reducir a la mitad el número de regiones y la búsqueda de un euro menos fuerte que fomente las exportaciones fueron los principales puntos de su programa presentados hoy por el nuevo primer ministro francés, Manuel Valls, ante los diputados.
Su Ejecutivo, nombrado la pasada semana como respuesta al fracaso electoral socialista en las elecciones municipales del pasado 31 de marzo, recibió el respaldo de 306 diputados (cuatro más que su antecesor, el también socialista Jean-Marc Ayrault) y el voto en contra de 239.
Nacido en Barcelona hace 52 años, el nuevo jefe del Gobierno apeló a devolver la confianza a los ciudadanos en un país del que alabó la “grandeza” y del que dijo que es “uno de los pocos que permiten a ciudadanos nacidos en el extranjero alcanzar las más altas funciones del Estado”.
Veintidós meses después de la llegada de los socialistas al poder en Francia, con la conquista del Palacio de Elíseo por François Hollande, Valls pintó un sombrío panorama del país, con una situación económica oscura, un galopante desempleo y un crecimiento de los extremismos políticos que están poniendo en cuestión las reglas básicas de convivencia.

orgulloso
Manuel Valls, originario de Barcelona, se declaró “orgulloso” de Francia porque es “uno de los pocos países que permiten a un ciudadano nacido en el extranjero llegar a las más altas funciones del Estado”.
Visiblemente emocionado, en el final de su discurso, el jefe del Gobierno alabó los “puntos fuertes” de Francia, que, dijo, deben ser subrayados para “recuperar la confianza de los ciudadanos”.
“Francia conserva hoy la misma grandeza que tenía en mi mirada de niño”, aseguró Valls, nacido en Barcelona hace 52 años y que no adquirió la nacionalidad francesa hasta los 20 años.
El primer ministro citó a algunos personajes y hechos clave de la historia de Francia, como la batalla de Valmy de 1792, Jean Jaurés, Georges Clemenceau, Charles de Gaulle o la resistencia contra los nazis.
“Por todo ello quise ser francés, y ser primer ministro del Gobierno de Francia es un inmenso honor para mí. Hay pocos países que permiten a ciudadanos nacidos en el extranjero, que han aprendido los valores de la República, alcanzar las más altas funciones del Estado”, señaló con la voz un tanto quebrada.
El primer ministro afirmó que de esos valores emana su “profundo amor por Francia”.

Valls propone reducir el número de regiones francesas, bajar los impuestos y un euro menos fuerte