El Gobierno pide rigor con las nuevas medidas ante el mayor récord de casos desde mayo

GRAF3373. IBIZA, 19/08/2020.- Varias personas apuran los minutos antes del cierre de un bar en Ibiza, este miércoles. Las medidas para luchar contra el coronavirus acordadas entre el Gobierno y las comunidades han entrado en vigor en Baleares, entr
|

El Gobierno pidió ayer que las nuevas restricciones acordadas para frenar el coronavirus se apliquen “con el máximo rigor”, en una jornada en la que Sanidad registró otros 6.671 contagios y la cifra más alta de positivos en las últimas 24 horas desde finales de mayo: 3.715 nuevos casos.

El número de fallecidos en la última semana se elevó a 131, con 1.336 hospitalizados en ese periodo y 84 pacientes que tuvieron que ingresar en la UCI.

El 41 % de los nuevos contagios (1.535) fueron notificados por Madrid, que duplica los de la víspera. Según las cifras de Sanidad, le siguen, a distancia, el País Vasco, con 472 casos, y Aragón, con 466.

Pero los positivos aumentan en prácticamente todas las comunidades, evolución que ya temían las autoridades sanitarias tras el 15 de agosto a pesar de haberse suspendido las fiestas en todo el país, como señaló a principios de semana el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

En este contexto, el Ejecutivo llamó al cumplimiento estricto de las medidas tras una nueva reunión de seguimiento de la pandemia, en la que participaron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y Simón.

Los responsables autonómicos se reunieron después en el Consejo Interterritorial de Salud con Salvador Illa, quien les instó a actuar “con contundencia”.

La mayoría de las comunidades ya dictaron normas propias con las últimas medidas consensuadas, que incluyen el cierre del ocio nocturno y la prohibición de fumar si no se puede guardar la distancia, y en Madrid entraron en vigor la pasada medianoche.

Con 35 fallecidos en la última semana, la comunidad madrileña supera el millar de hospitalizados con coronavirus y sigue realizando pruebas masivas en las zonas con mayor número de casos.

Tres hospitales madrileños, el Gregorio Marañón, el 12 de Octubre y el Hospital Universitario de Móstoles, decidieron suspender cirugías de su servicio ambulatorio o de quirófanos de tarde ante la evolución de los positivos.

Las residencias de la región se encuentran actualmente en una situación de nivel tres (el máximo), un escenario en el que afrontan una “elevada” probabilidad de que una persona del exterior introduzca el coronavirus e implica la puesta en marcha de las medidas más restrictivas en cuanto a visitas e ingresos.

En el balance del Ministerio de Sanidad, Cataluña solo aparece con 244 nuevos positivos en las últimas 24 horas, pero las cifras de la Generalitat, tras varios días de descenso, son mucho más elevadas, con 817 nuevos contagios (250 más que la víspera) y siete víctimas mortales.

Ante la situación, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, amenazó con tomar medidas “más drásticas” si persiste la actual evolución negativa.

También el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, dejó claro que a su Gobierno no le “va a temblar el pulso” a la hora de tomar nuevas medidas, “por muy dolorosas que sean”.

Según las cifras del Ministerio, Andalucía sumó en un día 261 positivos, pero la comunidad los eleva a 578, la mayor cifra diaria de los últimos meses.

Las autoridades sanitarias del País Vasco, donde entraron ya en vigor las nuevas restricciones, informaron por su parte de 510 nuevos contagios en las últimas 24 horas y tres muertos consecuencia del Covid-19.

Cifras cercanas arroja Aragón, con el foco en la ciudad de Zaragoza: de los 467 nuevos contagios en la comunidad, 394 corresponden a la capital, según su Dirección de Salud Pública.

Preocupa en muchas regiones la situación de las residencias, donde también se aplican las nuevas restricciones de visitas y de pruebas PCR, mientras se suceden los brotes. Su patronal, el Círculo Empresarial de Atención a Personas (CEAPs), pidió ayer que sean tratadas como una “cuestión de Estado” para evitar diferencias entre los distintos territorios.

Mientras, cada consejería continúa analizando los nuevos positivos para detectar una posible transmisión comunitaria y se siguen decretando aislamientos selectivos.

La Delegación Provincial de Sanidad de Albacete decidió, por ejemplo, confinar la localidad de Villamalea, de 4.100 habitantes, tras constatar transmisión comunitaria en el municipio, con un total de 99 casos positivos.

Por su parte, en Montalbán, un municipio de la campiña de Córdoba con 4.489 habitantes, fueron los propios vecinos, sin órdenes de las autoridades sanitarias, quienes decidieron paralizar su actividad diaria ante el aumento de casos confirmados de coronavirus por PCR, y cerraron la práctica totalidad de bares y comercios. l

El Gobierno pide rigor con las nuevas medidas ante el mayor récord de casos desde mayo