La Xunta presume de que la ley de comercio no admite centros comerciales sin accesos adecuados

|

El Ideal Gallego-2011-05-04-002-b67508d7

“Excesivas” y sin planificación. Así es como ve las grandes superficies comerciales de A Coruña el conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra. Durante una visita a la ciudad para presentar las medidas de apoyo al pequeño comercio que ofrecerá su departamento a lo largo de este año, Guerra reconoció que la nueva ley gallega de comercio, que entró en vigor el 18 de enero, establece que los centros comerciales deberán disponer de los accesos viarios y las infraestructuras suficientes antes de que se apruebe su ejecución. Por eso cree que Marineda City, el último complejo de este tipo en inaugurarse, “tendría que haber cumplido una serie de condicionantes” antes de obtener la licencia de apertura.

p. g. l. > a coruña


  El conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, considera que el panorama comercial de la ciudad habría sido diferente si cuando se aprobaron las licencias de las últimas grandes supericies existiese una ley gallega de comercio como la que entró en vigor el pasado 18 de febrero. Y es que, tal y como indicó ayer durante una visita a la ciudad para presentar las ayudas que su departamento ofrecerá a lo largo de este año al pequeño comercio, Guerra explicó que la normativa, que fue reformulada “después de 22 años” y que incorpora las exigencias en materia comercial a nivel europeo, obliga al cumplimiento de una serie de requisitos por parte de las grandes áreas antes de que obtengan el visto bueno de la Xunta, entre los que destaca, según apuntó el conselleiro, la necesidad de que éstas dispongan de los accesos viarios y las infraestructuras necesarias.
El responsable gallego de Economía e Industria quiso dejar claro que la Administración autonómica “no tiene nada en contra de las grandes superficies”, ya que la intención de la Xunta es “combinar las distintas formas comerciales” que existen. Pero insiste en que la actual normativa, que fue consensuada con las distintas asociaciones comerciales de la comunidad, sí marca los criterios que tendrán que seguir las futuras grandes áreas para que éstas puedan establecerse en Galicia. “Esa ley, que llevaba 22 años sin ser aprobada, trata de definir como tienen que abrir esas superficies comerciales, y exige que estén adaptadas a la normativa europa”, recalcó.
Como ejemplo, Guerra se refirió a la inauguración de Marineda City el pasado 14 de abril, el último complejo de este tipo que se puso en marcha, sin que ni la Xunta ni el Ministerio de Fomento hayan concluido la construcción de la Tercera Ronda. “Si este centro comercial hubiese surgido al amparo de esta ley tendría otras condiciones”, apuntó Guerra, que quiso matizar que, aunque la normativa comunitaria “impide que se establezcan limitaciones por razones económicas –no se puede negar su existencia porque vaya a afectar al pequeño comercio–”, si exige que estas áreas “tengan buenos  accesos y un nivel de infraestructuras que sea operativo”.

Licencias > Al margen de la nueva ley, el conselleiro de Economía e Industria cree que las grandes áreas que se levantaron en A Coruña en los últimos años se hicieron sin una planificación previa, lo que provocó “un desarrollo de la densidad comercial demasiado rápido y excesivo”.
Para Guerra, esta situación “no beneficia, no solo a los comerciantes, sino a la propia ciudad”, pero considera que “cada palo tiene que aguantar su vela”. El titular gallego de Economía e Industria cree que el panorama comercial del municipio es responsabilidad del anterior gobierno de la Xunta. Según aseguró, de las ocho licencias que se concedieron en los últimos años –que suponen 93.157 metros cuadrados de superficie comercial–, cinco se otorgaron con el bipartito gallego, lo que supone un 75% de la superficie total aprobada (unos 70.000 metros cuadrados).
Además, el conselleiro aprovechó la ocasión para criticar al bipartito autonómico por no haber propuesto en el Parlamento “un debate sobre la reforma de la ley de comercio en los cuatro años en los que estuvo en el gobierno”. Según Guerra, el anterior Ejecutivo gallego “sólo planteo antes de las elecciones un anteproyecto que, finalmente, se quedó en un cajón”.


La Xunta presume de que la ley de comercio no admite centros comerciales sin accesos adecuados