Reportaje | Una mirada de recuerdo a los artistas que crearon reconocibles postales de A Coruña

|

Con su Escuela Técnica Superior de Arquitectura, A Coruña funciona como una auténtica cantera para los arquitectos que diseñarán los inmuebles destacados del futuro. Sin embargo, este vínculo con la profesión no es nuevo por estos lares, ya que en el pasado de la ciudad también hubo prolíficos técnicos de esta especialidad con abultados currículums.


Faustino Domínguez Coumes-Gay
Nace en A Coruña el 31 de agosto de 1845 y fallece en la misma ciudad el 17 de julio de 1900. Ingresa en 1860 en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid, donde se licencia en 1867. En las estaciones veraniegas de 1862 y 1863 colabora con el catedrático Eugenio de la Cámara en el primer plano general de A Coruña. De 1868 a 1870 trabaja en Ferrol como arquitecto municipal, posteriormente se marcha de nuevo a Madrid, donde ejerce su profesión en el Ministerio de Fomento.


En esta época se presenta a varios concursos y obtiene premios en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1871, por el monumento a la Batalla de la Albuera. También logra otras menciones honoríficas: en 1878 es premiado con la medalla de plata en la Exposición de A Coruña por su anteproyecto de la sede para el nuevo edificio municipal. En esta época sería director de obras interiores, y decorados del teatro de Rojas (Toledo) en 1879.


Regresa a Galicia para trabajar como arquitecto en el Ayuntamiento de Santiago de 1879 a 1887 y a continuación en la Diputación provincial de A Coruña, en donde es titular hasta su muerte.


En reconocimiento de sus trabajos, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando le nombra en 1883 miembro correspondiente. También será Caballero de la Orden Carlos III. Al morir su padre, Faustino Domínguez, en 1890, le sustituye como presidente de la Real Academia de Bellas Artes de A Coruña y de la Comisión de Monumentos.


Está considerado uno de los arquitectos más destacados de Galicia del siglo XIX. Entre su obra destaca la Casa Obanza, en el 25 de la calle Real; la reconstrucción del teatro Principal (Rosalía de Castro) tras el incendio de 1867; los edificios del Instituto y Escuelas da Guarda, en la plaza de Pontevedra; la iglesia Castrense de San Andrés y las manzanas de casas de las calles plaza de Lugo, Picavia y Padre Feijoo. Suya es también la fachada para la fiesta del Apóstol Santiago, que desde su construcción en 1880 sirvió de soporte para los fuegos de la noche del 24 de julio, realizando también la obra del mercado municipal de Padrón y el pazo de Alsina, en San Pedro de Nós, para el marqués de Loureda.


Faustino Domínguez y Domínguez
Arquitecto y padre del anterior, nace en Villamañán (León) el 15 de febrero de 1817 y muere en A Coruña en 1890. Con apenas 10 años se traslada a la ciudad coruñesa a vivir con sus tíos, debido a la fatídica muerte de sus padres. Comienza sus estudios de arquitectura en la Real Academia de San Fernando y los finaliza en 1840. Hace algunos trabajos para el Ayuntamiento coruñés y en 1846 es nombrado primer arquitecto de la Diputación Provincial de A Coruña. Realiza diversos proyectos de cárceles de partido, entre las que destacan las de Puentedeume y Negreira en 1852, Ortigueira y Arzúa en 1853, Carballo, Corcubión y Ribadeo en 1854 y Betanzos en 1865. Proyecta la edificación del palacio municipal de A Coruña entre 1859 y 1861, así como la urbanización de la plaza de María Pita en 1860 y el del palacio provincial de 1862.


Haría y restauraría numerosas iglesias, como fue la fachada de la de San Nicolás de A Coruña, la parroquial de Órdenes, Santa Eugenia de Ribeira o la de Santiago de Padrón, claros ejemplos del arte barroco gallego; así como la renovación de las casas coruñesas de la segunda mitad del siglo XIX.


Estaba en posesión de diversas distinciones: caballero de la Real orden de Carlos III y de la Real Orden de Isabel la Católica y académico de Bellas Artes en San Fernando.


Carlos Fernández-Gago Varela
Este arquitecto coruñés, nace el 1 de febrero de 1936 y muere el 25 de mayo de 1999. Realiza sus estudios en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid y obtiene el título en julio de 1965. Dos años más tarde es doctor arquitecto. Desempeñó su cargo en el Ayuntamiento de A Coruña de 1968 a 1975. Obtiene la plaza de arquitecto del Patrimonio Artístico y Cultural del Ministerio de Educación y Ciencia, siendo profesor de la Escuela de Arquitectos Técnicos de A Coruña de 1971 a 1975.


Entre sus trabajos más destacados figura la restauración de la bóveda de la capilla del Hostal de los Reyes Católicos y la de las iglesias románicas de Toques (Mellid), San Miguel de Breamo (Puentedeume); la iglesia de San Martín de Mondoñedo (Lugo); la de San Martín de Noya; San Miguel de Moraime (Muxía); San Martín de Jubia (Narón); la iglesia de Oia (Pontevedra); el Pazo de Mariñán; y de los cascos históricos de Castro Untía (Betanzos) Muros, Santiago, Rivadavia y Tuy. También lo hará con los castillos de Castro Caldelas (Orense) y el Torreón de los Andrade (Puentedeume). También realiza estudios para recuperar el castillo de Vimianzo (Coruña), el de Villamartín (Orense) y actuaciones sobre el Monasterio de Sobrado (Coruña), Oseira y Xunqueira de Ambia (Orense) y Samos (Lugo) También hace diversos proyectos para museos como el Etnográfico del Cebreiro en Lugo o el del Vino en Rivadavia (Orense)


En lo que respecta a otros proyectos de arquitectura, llega a realizar más de un millar de trabajos sobre edificios de viviendas, religiosos y docentes. Fue coautor del centro comercial Cuatro Caminos de A Coruña y la remodelación de la Estrella de Galicia en la calle de Concepción Arenal.


Al momento de su fallecimiento se hallaba con un proyecto de recuperación de las murallas y puertas de A Coruña, así como del entorno del castillo de San Antón. Publicó numerosos artículos en revistas especializadas y colaborador en el Boletín de la Real Academia Gallega de Bellas Artes de Nuestra Señora del Rosario (Abrente).

Reportaje | Una mirada de recuerdo a los artistas que crearon reconocibles postales de A Coruña