Cientos de personas acuden a la apertura de la macrotienda de Zara en el centro

La apertura generó gran expectación y una afluencia masiva al establecimiento pedro puig
|

Había mucha expectación por conocer la nueva flag ship de Zara en A Coruña y los consumidores fueron fieles a la cita. Cientos de personas, coruñeses y clientes venidos de otros puntos de Galicia, estrenaron ayer la tienda que el grupo Inditex reformó en estos cuatro años. La afluencia fue constante durante todo el día, pero a primera hora se sucedieron imágenes que recordaban a las rebajas de toda la vida con una cola en la puerta antes de abrir y una entrada en tropel para llevarse las unidades limitadas de las colecciones editadas de manera especial para conmemorar el acontecimiento.
Pocas veces la inauguración de un negocio ha tenido tanto atractivo como la del establecimiento que la multinacional Inditex ha inaugurado entre la calle de Compostela y Sánchez Bregua. La afluencia masiva de público –del objetivo que realmente iba a comprar y del que solo pretendía curiosear la reforma– obligó a reforzar la plantilla de unas 90 personas que tendrá habitualmente el comercio.
Tanto es así que incluso los jefes de sección a nivel estatal tuvieron que arrimar el hombro atendiendo a los clientes y bajando prendas del almacén a un ritmo frenético.
Había muchas novedades que poner a prueba –como los probadores inteligentes, el pago por móvil o las escaleras mecánicas y los ascensores– y el interés suscitado en la ciudad y sus alrededores merecía el esfuerzo.
Las colecciones recordatorias de esta fecha clave de Mujer Trafaluc, Hombre y Niños volaron de las perchas y una hora después de quitar el pestillo a las puertas ya había que reponer los burros y las estanterías. La colección denim diseñada ad hoc para el momento histórico causó especial interés, pues se pintó y “customizó” a mano y se bautizó como Trafaluc 15004, en referencia al código postal de la plaza de Lugo junto a la que se asienta el local.

la primera en entrar
Quizá Josefina Rial no fuese a por esas prendas directamente, pero sí fue una de las protagonistas de la jornada al cruzar el umbral de la puerta la primera. Con ese objetivo se levantó a las siete de la mañana y partió de Sigüeiro, donde reside, con su marido antes de abrir el albergue del que son responsables.
“No podía venir más tarde y vengo a comprar porque es el último mes de trabajo y hay que coger algún modelito para las vacaciones”, confesaba, con su marido visiblemente emocionado por vivir el acontecimiento tan de cerca.
A la hora de encontrarse con la caja registradora, le ganó Cecilia Franco, que bajó “a propósito” de A Zapateira acompañada de su perro y fue a tiro fijo a por un vestido. No se movió de la planta baja, la que se ha pensado como calle cubierta entre los jardines de Méndez Núñez y la plaza de Lugo. De ahí que su mascota no desentonara. Como ella cientos de personas aprovecharon para descubrir las sorpresas de la flag ship de cinco plantas.

Cientos de personas acuden a la apertura de la macrotienda de Zara en el centro