El Ayuntamiento deberá encajar en el presupuesto las inversiones pendientes

San Agustín 181115-00_17561339
|

El Gobierno municipal deberá hacer hueco en el presupuesto del próximo año las inversiones que se iban a llevar a cabo con el dinero del superávit de 2017 y que finalmente no se podrán hacer con cargo a estos fondos debido a un nuevo incumplimiento en el período medio de pago a proveedores.

El alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró a finales del pasado mes de octubre que en primer lugar se tenían que negociar o definir las inversiones financieramente sostenibles con cargo al superávit. Una vez solucionado este asunto, sería el turno de las cuentas del próximo año.

Sin embargo, el octavo incumplimiento consecutivo del Gobierno municipal en el pago de facturas impide que los 15,1 millones de euros sean para inversiones y tengan que destinarse a amortizar deuda.

Además, ahora el Gobierno municipal tiene que encontrar acomodo a las más de ochenta intervenciones que tenía previsto llevar a cabo con el dinero del superávit. 

La concejala de Hacienda, Eugenia Vieito, fue la primera en reconocer que buscarán hueco en las cuentas a las actuaciones más urgentes, aunque sin entrar en mayor detalle.

Las actuaciones que pretendía llevar a cabo el Ayuntamiento eran en su mayoría para mejoras en centros deportivos y cívicos, colegios, otros equipamientos públicos y medidas destinadas al ahorro energético en los barrios ya que son las admitidas para este método de financiación.

Impacto
El impacto de esta imposibilidad sobre el presupuesto del próximo año es bastante alto, aunque con el panorama ya despejado las negociaciones podrían sufrir un acelerón.
Hace algunas semanas, Xulio Ferreiro modificó su discurso y señaló que si las negociaciones presupuestarias no habían avanzado hasta el momento era debido al proceso de primarias que vivió en noviembre el Partido Socialista, única formación con la que contactaron para negociar las cuentas. 

Sin embargo, la nueva portavoz de la formación socialista, Yoya Neira, reclama desde hace tiempo que se les haga entrega del documento íntegro del presupuesto ya que dentro de los contactos iniciales que mantuvieron en las últimas semanas, algunas áreas no entregaron ningún documento. Ante la falta de respuesta, esta semana hicieron la petición por escrito a la concejala de Hacienda, por ahora también sin que eso modificase la situación. 

Los socialistas se escudan en que sin el documento presupuestario al completo, no están en situación de emitir un voto en un sentido u otro, y menos de presentar enmiendas si lo considerasen necesario.

Neira explicó recientemente que no van a entregar un cheque en blanco al Ayuntamiento para que apruebe el presupuesto y deslizó la posibilidad de que la proximidad de las elecciones municipales de mayo y la ejecución de las cuentas de este año provoquen que entre el equipo de gobierno no exista demasiado interés en sacar adelante un nuevo documento.

Responsabilidad colectiva
El alcalde, Xulio Ferreiro, valoró ayer lo sucedido en torno a los 15,1 millones de euros del superávit y señaló que pese a los intentos realizados desde María Pita no se logró el resultado deseado, algo que le dejó “disgustado”. 

“Houbo un esforzo colectivo importante por parte dos servizos e de moitos funcionarios por axilizar o pago de facturas, pero hai cuestións estruturais que fan moi difícil que pese ós esforzos o Concello poida ser máis áxil”, aseguró Ferreiro, quien recordó que el Período Medio de Pago a proveedores de noviembre se incumplió por 2,76 días.

El regidor reconoció que tanto los concejales como el funcionariado hicieron un “esforzo inxente” para agilizar el pago de las facturas a los proveedores, pero que las actuales condiciones de cálculo de este indicador, modificadas desde abril, fueron la principal razón para que se incumpliese. “Coa fórmula anterior estaríamos solo en dez días”, aseveró.

Ferreiro asumió que el resultado obtenido es de “responsabilidade colectiva e en primeiro lugar do goberno”, aunque también criticó que las inversiones dependan de un factor que no está directamente relacionado con las inversiones.

El alcalde fue bastante crítico tanto con el Gobierno de Mariano Rajoy, que fue quien implantó este nuevo método de cálculo, como con el de Pedro Sánchez, por no hacer nada para cambiar una situación que está afectando a numerosos ayuntamientos.
Ferreiro también fue crítico con la actitud del Partido Popular y del Partido Socialista en la ciudad al recordar que el año pasado  la mitad del dinero disponible se fue para reducir deuda por su postura en el pleno. 

Además, también les culpó por no permitir la aprobación de facturas irregulares hace unos meses, algo que en su opinión habría permitido sacar adelante estas inversiones financieramente sostenibles.

El Ayuntamiento deberá encajar en el presupuesto las inversiones pendientes