Víctor Fernández reclama máxima intensidad a sus jugadores

Deporte Campeón-2014-12-14-003-45493f91

 

Intensidad. Esa es la palabra que más veces se escuchó ayer en la ciudad deportiva de Abegondo en el penúltimo entrenamiento de la semana. Víctor Fernández no dejó de repetirla, de pedirle a los jugadores que se entregaran en la sesión de trabajo.
Bajo la lluvia, a menos de diez grados, en una práctica más corta de lo habitual, el aragonés fue exigente con los jugadores que deben salvarle en el encuentro ante el Elche, al que llega cuestionado, con solo dos victorias en catorce encuentros y en la penúltima posición de la clasificación.
Enfrente está el colista y, después de seis encuentros consecutivos sin ganar en Liga, el Deportivo no puede permitirse otro traspié.
Huele a final, a lucha por la supervivencia en Primera, y a batalla por aferrarse al banquillo. El equipo necesita recuperar sensaciones y el choque demanda una intensidad alta.
En la memoria del deportivismo y del vestuario está el encuentro ante el Valencia, en el que los coruñeses salieron enchufados, intensos, y obtuvieron el premio del triunfo, el único que han sumado en casa en lo que va de temporada.

mirar a portería
No solo de intensidad viven los equipos como el Deportivo, que tienen que empujar físicamente para contrarrestar otras carencias. Necesitan efectividad, puntería. Por lo menos, finalizar las ocasiones que generan para evitar, como sucedió en algunos partidos, que el rival tenga la oportunidad de contraatacar, especialmente en acciones que paten de una jugada a balón parado a favor.
Por eso, el técnico, además de pedir intensidad, solicitó a los jugadores que miraran a portería. “Es es lo mejor, disparar”, gritó tras un lanzamiento del argentino Luis Fariña.
El centrocampista está preparado para reaparecer ante el Elche y tiene muchas opciones de ser titular. A él se dirigió Víctor Fernández en varias ocasiones a lo largo del entrenamiento, empujándole a que se atreviera a buscar el gol, a pisar el área.
El míster también estuvo encima del portugués Diogo Salomao, al que intentar dar la confianza que necesita para volver tras una grave lesión de rodilla. Con un “fantástico” premió uno de sus robos de balón.
Intensidad, presión, robo, pisar área y finalizar jugadas. La receta para sumar el tercer triunfo esta temporada, el segundo en Riazor, se esconde detrás de esas palabras clave. El Deportivo y Víctor se la juegan.

Víctor Fernández reclama máxima intensidad a sus jugadores

Te puede interesar