Bargalló estará de baja un mes por la rotura que sufre en el dedo corazón

hockey sobre patines
|

El HC Liceo tendrá que vivir el próximo mes sin su capitán, Jordi Bargalló, una vez que las últimas pruebas médicas confirmaron el peor pronóstico: la fractura del dedo corazón de su mano izquierda, lesión que se produjo el pasado domingo durante la final del Mundial de Angola y que le impedirá jugar la Supercopa –se celebra este fin de semana– y, posiblemente, los dos primeros compromisos ligueros.

Bargalló recuerda perfectamente cómo sucedió. “Fue al principio de la segunda parte; un jugador argentino se me cruzó, me hizo caer y al momento de golpearme el dedo sentí un dolor muy intenso. Como me atendieron en la pista tuve que ser sustituido. Aunque volví a la pista cuatro minutos después, seguí jugando con mucho dolor”, relata el tetracampeón mundial.
En principio, el jugador no fue consciente de la gravedad de la lesión: “El médico me miró el dedo, pero en caliente no pudo apreciar qué tenía. Me dijo que le pusiese hielo y que si podía volviera a salir a la pista. A la mañana siguiente, en un hospital de Angola, me confirmaron que el dedo estaba roto”.
Tres semanas es el tiempo estimado para que el hueso suelde, a lo que habría que añadir una más de puesta a punto. “Un contratiempo importante –subraya Jordi–, porque aunque estoy muy contento con el Mundial, tenía muchas ganas de volver a entrenar con el Liceo, que es a quien me debo y quien me paga. Lo peor para un deportista es estar lesionado”, recordó el capitán del conjunto herculino.
De momento, los patines quedan colgados. “La primera semana me entrenaré con zapatillas; no me puedo atar los patines y no es cuestión de pedírselo a los compañeros (risas)”. Ya en serio, Bargalló matizó que es “para evitar golpearme el dedo”.

Futuro en rojo
Jordi se colgó en tierras africanas su cuarta medalla de oro mundialista, cifra que le iguala a tres jugadores en activo, Sergio Fernández, Mia Ordeig y Marc Torra, y a leyendas del calibre de Ramón Nogué, Carlos Trullols, Juan Vila, Santi García y Joaquín Villalonga. Por delante, solo están Pedro Gil, con seis títulos, y Marc Gual y Guillem Trabal, ambos con uno menos.
El jugador del Liceo todavía no sabe si seguirá acudiendo a las convocatorias de la selección española, aunque reconoce que “no me lo he planteado. A final de año es el Europeo. Ya veré cómo estoy para entonces, y si el seleccionador me llama, claro”.
Mirando un poco más lejos, Bargalló admite que, además del estado físico y el cansancio de largas temporadas, le llevará, llegado el momento, a “consensuar con la familia” la posibilidad de seguir defendiendo los colores de ‘La Roja’.

Bargalló estará de baja un mes por la rotura que sufre en el dedo corazón