Piden doce meses para un joven por apuñalar a otro en un botellón

|

El Ideal Gallego-2011-05-13-008-e51695e5

  m. pérez > a coruña

  La acusación pide 12 meses de reclusión en un centro de menores y 20.000 euros de multa. Aunque finalmente habrá que esperar para saber cuál será la sentencia que cumplirán los acusados de haber apuñalado a un joven durante un botellón en los jardines de Méndez Núñez, ellos ya saben a lo que se enfrentan.
Los hechos ocurrieron en 2008, un fin de semana de madrugada. Según la versión de una de las testigos, un joven de origen suramericano la intimidó y le quitó su teléfono móvil. Los amigos de la chica comenzaron una discusión entonces con el grupo de imputados –son tres–, que aseguraron entonces que no tenían el aparato. La disputa se zanjó cuando uno de los jóvenes llamó al número de su amiga para comprobar dónde estaba el terminal. Sonó junto a los encausados.
De todas formas, se negaron a devolverlo y se inició una trifulca. La víctima denuncia que entonces uno de los dos procesados le dio un cabezazo y el otro le clavó una navaja en las costillas. Ellos sin embargo lo niegan. Acusan a una tercera persona, que en aquel momento era su amigo –parece ser que ahora ya no– y a quien los  testigos y la víctima no recuerdan haber visto en el parque la madrugada en que se produjeron los hechos.
Ayer por la mañana, antes de entrar en la sala, los menores permanecían en tres grupos, separados. En uno la víctima y sus amigos; en otro, dos de los denunciados, sus amigos y su familia; en un tercero, estaba el joven al que los imputados señalan como autor de la puñalada. De vez en cuando, se miraban de reojo. Una vez en el interior expusieron sus versiones. El denunciante, al que asiste el penalista José Ramón Sierra, de la misma forma que sus amigos, está seguro de que la misma persona que lo apuñaló es la que intentó robar a su amiga.
Por el momento, el proceso está suspendido, pendiente aún de la declaración de algunos testigos propuestos por la defensa. Entre ellos están algunos agentes de Policía y otros amigos de los denunciados.

Identificados > Aquel día, cuando se lo llevaron en ambulancia, la víctima perdió rápido el conocimiento. Instantes antes no se había dado ni cuenta de que le habían asestado una cuchillada, lo advirtió una compañera al ver cómo sangraba por el costado derecho. Los imputados todavía tenían sus camisetas llenas de sangre cuando los detuvo la Policía, tras ser identificados por algunos de los jóvenes que esa noche hacían botellón.
Admitieron haber estado en Méndez Núñez cuando sucedieron los hechos, pero negaron haber agredido al joven. Explicaron que tenían las manchas en sus camisetas porque habían visto una pelea y les había salpicado la sangre. Al parecer, algunos de los imputados tenían antecedentes por hechos similares al ocurrido aquella noche de 2008.
La Fiscalía se limita a solicitar nueve meses de reclusión en un centro especializado y otros tres meses de libertad vigilada. Aparte, pide 4.000 euros de multa, una quinta parte de lo que exige la acusación privada.


 

Piden doce meses para un joven por apuñalar a otro en un botellón