El Gobierno local fue incapaz de culminar los cuatro intentos de remunicipalización que puso en marcha

06 enero 2017 página 4 / 03 febrero 2017 página 16 A Coruña.- La falta de aparcamiento por culpa de la cabalgata fuerza a los conductores a invadir culaquier espacio La grúa tuvo que retirar algunos coches de Monte Alto
|


Uno de los primeros servicios que la Marea trató de que se volviese a gestionar desde el Ayuntamiento y no a través de un contrato con una empresa fue el de la grúa. Sin embargo, sus pretensiones se vieron truncadas al poco tiempo al reconocer que el anterior equipo de gobierno había dejado adjudicado el nuevo contrato, una situación que sirvió a la Marea para argumentar que no se podía llevar a cabo la primera de las remunicipalizaciones.
Una situación similar se produjo con el contrato de la ORA, cuyo deseo de remunicipalización estaba especificado en el programa electoral que la Marea presentó a los últimos comicios y en los que obtuvo la Alcaldía.
Todavía en 2015, el Gobierno municipal anunció que renunciaba a volver a gestionar el servicio de la ORA. Como en el caso de la grúa, el avanzado estado en el que se encontraba su adjudicación hizo al Ayuntamiento cesar en su empeño. Setex Aparki, empresa que se encarga en la actualidad de este servicio, había ganado la adjudicación del contrato y, a juicio del Ayuntamiento, si hubiese seguido adelante con sus planes de remunicipalización, el juzgado parecía el lugar más que probable para que se decidiese el futuro de esta concesión.
El Gobierno de la Marea desechó así sus dos primeros objetivos, mientras el Ayuntamiento de Santiago, gobernado por Compostela Aberta, completó en el primer trimestre de este año la remunicipalización de la ORA y la grúa.
Otra de la remunicipalizaciones prometidas y en este caso, también anunciada, fue la de las bibliotecas, que tampoco se ha producido. Después de meses con el contrato vencido, el Ayuntamiento explicó que realizarían un contrato puente, adjudicado a finales del año pasado durante doce meses prorrogable otros doce, que serviría como nexo antes del siguiente paso.
Este es que la Empresa Municipal de Vivenda, Servizos e Actividades (Emvsa) se haga cargo de las bibliotecas, pero todavía está pendiente de informes y es un plan con el que los trabajadores mostraron su disconformidad al entender que les pone en peligro.
El otro servicio que se intentó remunicipalizar es el de socorrismo, pero Intervención emitió un informe contrario a ello porque supondría un mayor gasto para las arcas municipales. El pasado verano una empresa comenzó a gestionar el servicio, pero un recurso de otra de las ofertantes fue admitido y pocas semanas después se produjo el traspaso.

El Gobierno local fue incapaz de culminar los cuatro intentos de remunicipalización que puso en marcha