El edificio okupa de José Baldomir acumula denuncias por insalubridad

24 septiembre 2019 A Coruña.- La comunidad okupa más grande de A Coruña está en el Agra do Orzán El edificio, en el que se estima que viven más de 20 personas, no cuenta con agua corriente, lo que provoca olores

El Ayuntamiento admite que el edificio okupa del número 16 de la calle de José Baldomir tiene abiertas varias denuncias de la Concejalía de Medio Ambiente por insalubridad y que en él viven varios menores, pero por el momento, no se han adoptado medidas de ningún tipo. Esto ha llevado a que la asociación de vecinos del Agra do Orzán se dirija a María Pita para exigir que tome medidas. “Cada día que pasa a situación vai a peor e xa é un problema de convivencia e seguridade cidadá grave, que pode levar a que pase unha desgraza calquera día”, asegura la presidenta de los vecinos, María Gutiérrez..

El edificio, que tiene cuatro plantas, está lleno a rebosar de personas y familias en situación de exclusión social, algunos de etnia gitana y otros inmigrantes. Llevan viviendo allí cerca de dos años y no cuentan con agua potable, lo que solucionan con garrafas que compran de una gasolinera cercana, y roban la electricidad de la red mediante un empalme, con el consiguiente riesgo de incendio. Además, los alborotos a horas intempestivas son bastante frecuentes.

El Gobierno local asegura que los trabajadores sociales del centro cívico de Labañou hacen seguimientos permanentes a esta comunidad, sobre todo por la existencia de los menores. Sin embargo, señala que ellos son competencia de la Xunta, y que han remitido un informe a la autoridad competente, sin que haya tomado medidas de momento. También la Consellería de Medio Ambiente vigila de cerca el inmueble, por la insalubridad.

Pero los vecinos no quieren vigilancia, quieren acción y recuerdan que antes de sus actuales ocupantes, el edificio había sido tomado por rumanos, que fueron expulsados.

Reubicación

El problema es que se trata de una propiedad privada cuyo dueño es desconocido, así que cualquier  medida legal que adopte el Ayuntamiento será necesariamente a largo plazo. Es muy probable que implique la reubicación en pisos sociales, por lo menos para los menores, a la espera de que la Xunta actúe.

Así que, de momento, los vecinos de José Baldomir tendrán que armarse de paciencia y la Policía seguirá acudiendo a este conflictivo edificio.

El edificio okupa de José Baldomir acumula denuncias por insalubridad

Te puede interesar