El Ayuntamiento desbroza cada año más parcelas ante el abandono rural

Una antigua propiedad rural a la venta en Bens muestra las señales de la inactividad provocada por el éxodo de la población de la periferia | pedro puig
|

Cada año, el Ayuntamiento tiene que contratar a varias empresas, para que se dediquen a desbrozar los terrenos que permanecen incultos y evitar así el peligro de incendios forestales. La concejala de Medio Ambiente, María García, señaló recientemente durante una visita en Feáns, que cada año se invierte más esfuerzo y dinero en estas tareas. Si en 2014 se desbrozaron 266.280 metros cuadrados, en 2015 fueron 293.295 y en 2016, 295.000. Es un 10% más en solo dos ejercicios y la cifra se puede superar este año.
Para García, a medida que va retrocediendo el trabajo en el campo, “xurde con maior forza o problema de mantemento das fincas”. La concejala recordó que en épocas pasadas, el trabajo que ahora se ve obligado a asumir el Ayuntamiento era llevado a cabo por los propios vecinos. “Para nós é un reto, como administración municipal, manter o que antes se mantiña polo propio traballo das persoas, na horta”, confesó.
Eso significa que no solo el Ayuntamiento destina más dinero a desbrozar las parcelas municipales (a través de tres empresas) sino que, al mismo tiempo, se emplean más recursos para solicitar a los propietarios que asuman sus responsabilidades.
Campaña preventiva
Porque no todos lo hacen. A principios de junio, los técnicos municipales contabilizaron 370 terrenos repartidos por la ciudad que requerían ser desbrozados, unos 1.224 metros cuadrados de terreno. A pesar de todo, el número era significativamente inferior a la de la anterior campaña, cuando los servicios municipales detectaron 495 solares que requerían medidas preventivas.
García lo achaca al efecto de las multas: “O ano pasado levamos unha sorpresa desagradable por lei autonómica pasou de 300 a mil euros. Dimoslle unha semana para limpar as fincas e moitísimas o fixeron”. La concejala recordó lo importante que es la práctica del desbroce, en una época como la veraniega, que cada vez alarga más y es más seca.

El Ayuntamiento desbroza cada año más parcelas ante el abandono rural