“Desde esta sucursal se hace la distribución de efectivo a toda la comunidad autónoma”

El Ideal Gallego-2016-01-16-013-460266f6
|

Nació en Madrid pero es gallego al 100% y, por eso, después de 24 años enriqueciendo su carrera en distintos cargos del Banco de España, Roberto Filgueira está encantado de haber regresado a su tierra para hacerse cargo de la dirección de la sucursal coruñesa de la institución. Es mucha la responsabilidad que recae sobre él, pues desde la ciudad posibilitan todas las operaciones de efectivo que se realizan a diario en Galicia.

La delegación de A Coruña es la única que queda en la comunidad así que es responsable de todo el territorio. 
Entre los años 2002 y 2004 hicimos una reestructuración de la red de sucursales de Banco de España. En Galicia hasta ese momento existían cinco con la de Santiago, Lugo, Ourense y Pontevedra y a partir de 2005 se mantuvo solo esta. Desde aquí nuestra principal función es dotar de efectivo a toda la comunidad. Nos encargamos de las labores de custodia y distribución.

Es decir, ¿de este edificio sale todo el dinero que llega a los ciudadanos? 
Nosotros entregamos billetes de muy buena calidad que estimamos apto para circular. Distribuimos los billetes a través de unos estándares de calidad, bien sean salidos de fábrica o bien sean ya usados pero que pasan por las máquinas que desechan el papel con menor calidad a la que estimamos conforme. Nuestra función es que toda la comunidad tenga la necesaria provisión de fondos de efectivo. 

¿Se encargan de retiran los billetes escritos o rotos?
No pasan los estándares aquellos que tienen cinta adhesiva, están pintados o que carecen de un trozo o, simplemente, están deteriorados por el uso. De hecho ya estamos en la serie dos de los billetes de 5, 10 y 20 euros. Esta contiene mejoras en elementos de seguridad y se ha realizado en un papel que tiene menor desgaste por el uso. Por ejemplo, el billete de cinco se deterioraba muchísimo porque es de bolsillo. 

Disponen de máquinas de control pero, ¿dónde se fabrica ese efectivo?   
Desde el Banco Central Europeo están establecidas varias fábricas en el ámbito de los países de la Zona Euro, de tal manera que hay unos que pueden fabricar unas denominaciones de billetes y otros otras y, entre todos, nos encargamos del efectivo necesario.

¿Quiénes son los grandes clientes de esta oficina?
Los bancos. Además, las compañías de seguridad que transportan el efectivo tienen como clientes a las grandes superficies. La distribución de efectivo se hace con Prosegur o Loomis, pues la seguridad y la discreción son temas cruciales.

¿También son el banco de las Administraciones públicas?
No de efectivo pero hacemos un servicio de tesorería al estilo de la banca tradicional. El Banco de España es el banco de muchos organismos públicos. 

En todo caso, tienen la opción de ingresar los fondos fuera.
Hoy por hoy pueden tener cuenta en las entidades de crédito privadas; nosotros somos uno más en este sentido. Les prestamos tanto el servicio de tesorería como el de agentes financieros de la deuda. Como banco podemos hacer las subastas de títulos públicos como las letras, las obligaciones o los bonos. 

Al hilo de la deuda, ¿en esta sucursal está abierta la emisión? 
Sí, cualquier particular o cualquier empresa física o jurídica no financiera puede abrir una cuenta de valores desde la que se movilizan todas las operaciones de suscripción que quiera. 

El Banco de España se ve como un edificio un poco falto de vida, ¿suele pasar mucha gente por la oficina? 
Tenemos volumen en el sistema de cuentas directas. ¿Qué sucede en este momento? Que la rentabilidad de los valores públicos es baja. Todas las rentabilidades de los productos financieros en general lo están siendo. Cuando estuvieron altas teníamos una afluencia de público notablemente considerable. Hay momentos en los que se ha tenido que hacer refuerzo de personal para permitir hacer las suscripciones pero la situación actual resta presencia de público. 

¿Qué otras posibilidades ofrecen a los gallegos?
Hacemos el canje de pesetas a euros. Aunque desde el 31 de diciembre de 2001 no están en circulación, todavía queda este servicio que finalizará y caducará el 31 de diciembre de 2020. La gente debe saber que se canjean todos los billetes desde 1936 y, en el caso de las monedas, solo la última serie que estaba en circulación.  

En las casas suelen quedar cantidades testimoniales, nadie se moverá por ese dinero.  
Sí se mueven y el volumen de monedas es menor al de billetes. En los últimos tiempos si uno tenía las pesetas de recuerdo en casa las ha ido cambiando en un momento de necesidad y suponía una ayuda. 

¿Entonces aún se esconden pesetas en las casas?
El volumen de canje sin duda ha disminuido pero nos encontramos con que falta dinero. Todavía hay saldo en manos de los gallegos. 

¿Cambian los billetes en mal estado?
Si te encuentras con un billete deteriorado lo puedes traer se canjea por uno de igual valor. También existe el canje de euro a euro de billetes grandes que a los ciudadanos les resultan incómodos para operar. En el caso de las monedas, el límite son 100 unidades por persona. 

¿Los falsos llegan aquí?
Sí, si se sospecha de la falsedad de alguno se intenta tratar aquí o se envía a nuestra unidad especializada en Madrid. El cauce de los falsos normalmente viene de las compañías de seguridad porque los han detectado ellos al recibir todo el dinero de sus clientes. En caso de que no ocurra eso, se separan al pasar por nuestras máquinas.    

¿Hay una gran circulación en Galicia?
No me atrevo a dar una cifra, pero no es la magnitud de Barcelona, de donde vengo.

“Desde esta sucursal se hace la distribución de efectivo a toda la comunidad autónoma”