Incendian los autobuses destinados a evacuar a enfermos y heridos en Siria

Un hombre pasa por delante de dos autobuses incendiados, en Siria REUTERS/Ammar Abdullah
|

Varios autobuses que se dirigían a evacuar a enfermos y heridos de las localidades chiíes de Fua y Kefraya, asediadas por los rebeldes, fueron atacados e incendiados. Poco después, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos aseguró ayer que los procesos de evacuación en las localidades de Fua y Kefraya quedaron pospuestos por un período de tiempo indeterminado, y que pasaría lo mismo con la evacuación en el este de Alepo.
Algunos de los autobuses, así como vehículos de la Media Luna Roja Siria, consiguieron llegar hasta la entrada de las dos localidades. Según el Observatorio, en total habrían sido incendiados seis vehículos, mientras que otros cinco habían conseguido llegar a su destino.
Al cierre de esta edición se desconocía quién estaba detrás del ataque, pero la televisión estatal apuntó a “terroristas armados”, si bien Damasco usa ese término para referirse tanto a los rebeldes como a organizaciones terroristas como el Estado Islámico o el antiguo Frente al Nusra. Precisamente, este último, al igual que la organización yihadista Jund al Aqsa, operan en la zona. Oficiales rebeldes señalaron que una multitud enfurecida de personas, posiblemente junto a fuerzas progubernamentales, llevó a cabo el ataque. Un residente en la zona dijo que el ataque no es obra del Frente al Nusra, que había estado bloqueando en los últimos días la evacuación. En las redes sociales circularon varios vídeos e imágenes de casi una decena de autobuses verdes en llamas.
Según el Observatorio, algunos autobuses y ambulancias consiguieron entrar en Fua y Kefraya. Los rebeldes habían llegado a un acuerdo con las fuerzas progubernamentales en virtud del cual 2.500 personas saldrían de Alepo este a cambio de otras 2.500 de Fua y Kefraya, en dos tandas.
Además, en una etapa posterior, otras 1.500 abandonarían las localidades de Madaya y Zabadani, asediadas por las fuerzas que apoyan a Bashar al Asad, a cambio de la salida de otros tantos de Fua y Kefraya.
Por otro lado, el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vitali Churkin, declaró que vetará la propuesta francesa para enviar observadores a la ciudad siria de Alepo, dado el alto peligro que todavía comporta la zona. “Pensamos que lo que proponen no es factible y es peligroso”, indicó Churkin. Según el embajador ruso, Rusia no se opone a una observación internacional en Alepo, sin embargo está en contra de desplegar “personal no preparado en una zona peligrosa de Alepo oriental”.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas acordó un proyecto de resolución de compromiso sobre las tareas de observación en el proceso de evacuación en el este de Alepo, un texto que se votará hoy.

Incendian los autobuses destinados a evacuar a enfermos y heridos en Siria