Víctimas de los atentados piden a los políticos que no usen su dolor después de “abandonarlas”

Ramos de flores y objetos de todo tipo depositados en el mural de Miró de La Rambla de Barcelona | alejandro garcía (efe)
|

Varias víctimas de los atentados del 17-A exigieron ayer a los políticos que en los actos de homenaje de hoy hagan una “tregua” y no “manipulen” ni “politicen” su dolor, después de haberlas “abandonado” tras los atentados del pasado año en Barcelona y Cambrils (Tarragona).
En una rueda de prensa en Barcelona, la víspera de primer aniversario de los atentados, las víctimas agrupadas en torno a la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por el Terrorismo (Uavat), que atendió a 182 afectados del 17 de agostro de 2017, denunciaron que durante todo este tiempo se han sentido “engañadas, abandonadas, incomprendidas y tristes”, como describió Ana Cortés, una de las supervivientes de las Ramblas.
En nombre de las víctimas, el coordinador de la Uavat, Roberto Manrique, exigió que los actos institucionales de hoy sean un homenaje a las víctimas y que la clase política “haga una tregua”. Manrique leyó una carta enviada por Javier, el padre de un menor de Rubí (Barcelona) asesinado el 17-A, en la que este pide que los actos sean de “respeto y consideración” para las víctimas y sus familias.
“El aniversario del 17-A debe ser un día para las víctimas y sus familias. De respeto hacia ellos y su dolor. Que puedan ir a las Ramblas a recordar sus pérdidas y depositar flores y lo que necesiten en su honor, sin políticos, sin periodistas, sin cotillas. Como mucho, con las cuerpos de seguridad y equipos de emergencias. Debe ser un acto de respeto y consideración”, señala el escrito.
En la misma línea, Ana Cortés, que pudo esquivar a la furgoneta del terrorista Younes Abouyaaqoub tras salir del metro en las Ramblas, frente a la fuente de Canaletes, leyó también una carta que escribió intentando expresar el sentimiento de las víctimas, para mostrar su denuncia por el hecho de que se han sentido abandonadas.

Visibilidad un día al año
“Ahora que seremos visibles, ahora que todos se acuerdan de nosotros y estamos en boca de todos, es el momento de hablar, porque a partir del 18 de agosto volveremos a ser olvidados y solo existiremos para nuestras familias y los que han estado 365 días sufriendo a nuestro lado durante un año que ha sido durísimo, de incomprensión”, expresó.
La mujer, que sobrevivió al sortear a la furgoneta, denunció que ningún partido político se interesó durante este año por saber cómo estaban y si necesitaban alguna cosa y lamentó que, por el contrario, los políticos se apresuran ahora a tomarse fotos a su lado. “La única ayuda que recibimos fue de las fuerzas de seguridad, los equipos de emergencias, la Cruz Roja, los Bomberos, el 061, la Uavat y otras víctimas, que se dejan la piel por nosotros”, indicó.
“Nos sentimos engañados, abandonados, incomprendidos, tristes, pero muy unidos y con muchas ganas de recuperar nuestras vidas”, apuntó. Según Cortés, la única administración que les ha ayudado ha sido el Ayuntamiento de Barcelona, liderado por Ada Colau, que “despertó de su letargo tarde, pero despertó” y ha colaborado con ellos, facilitando que se pusieran en contacto con la Uavat.

Sin prescribir
En la rueda de prensa, a la que acudieron víctimas de otros atentados, entre ellas una de las hijas del exministro socialista Ernest Lluch, Manrique exigió al Gobierno que modifique el plazo de admitir solicitudes para ser reconocidos como víctimas del terrorismo, que finaliza hoy, ya que sus derechos no tendrían que prescribir al cabo de un año del atentado. “¿Cómo le explicas a alguien que sus derechos caducan al año?. Si la mayoría de víctimas estamos exigiendo que no prescriban los atentados terroristas, pasen los años que pasen, ¿cómo es posible que tengamos que permitir que prescriban los derechos de las víctimas?”, se preguntó.
Manrique fue muy crítico con la desatención por parte del Gobierno durante el último año y puso como ejemplo que la oficina de atención a las víctimas solo estuvo abierta en la Delegación del Gobierno en Cataluña del 22 al 29 de agosto, y no durante todo este año, como cree que sería lo lógico.
También indicó que la Generalitat no hizo nada, pero alegó que durante la mayor parte de este periodo estuvo intervenida y su máxima responsable era la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, que, según dijo, no se puso en contacto con ninguna de las víctimas.
En contraste con sus palabras, la portavoz del PP en el Congreso, la exministra Dolors Montserrat, negó que su gobierno desatendiera a las víctimas: “Estuvo abierto las 24 horas y al lado de las víctimas”. l

Víctimas de los atentados piden a los políticos que no usen su dolor después de “abandonarlas”