Pionyang declara “emergencia máxima” al detectar su primer posible contagio

Imagen del líder norcoeano Kim Jong-un | EFE
|

Corea de Norte declaró la “máxima emergencia” sanitaria y decretado el aislamiento en la ciudad de Kaesong, fronteriza con el Sur, tras detectar allí un posible caso de COVID-19, el primero hasta la fecha anunciado por el régimen. El caso “sospechoso” afecta a un ciudadano norcoreano que había desertado al Sur hace tres años y retornado al Norte tras cruzar “de forma ilegal” la frontera militarizada que separa a ambos países el día 19, informó la agencia estatal KCNA.

Tras conocerse el posible contagio, el líder norcoreano Kim Jong-un presidió una reunión de la cúpula del Partido de los Trabajadores en la que se decidió “bloquear completamente” Kaesong y poner en aislamiento los diferentes distritos de la provincia fronteriza con el Sur.

Kim también decidió pasar del “estado de emergencia contra la epidemia” en que se encontraba el régimen al “sistema de emergencia máxima”, y dio instrucciones sobre las “acciones y medidas organizativas” que deberán implementarse en los diferentes órganos del partido y en instituciones sanitarias y de seguridad nacional, según la KCNA.

“A pesar de las intensas medidas anti-epidemia aplicadas en todos los ámbitos y del estricto cierre de todas las vías de entrada en los últimos seis meses, ha habido una situación crítica por la cual el agresivo virus podría haberse introducido en el país”, dijo Kim la víspera, en una reunión.

 

“Cuarentena”

El desertor retornado al Norte fue puesto bajo “estricta cuarentena” después de que se le detectaran síntomas y realizaran varias pruebas médicas con “resultados inciertos”, y las autoridades norcoreanas también han realizado test y aislado a todas las personas que tuvieron contacto con él, detalló la agencia estatal.

El régimen de Pionyang decidió además realizar una “investigación exhaustiva” de la unidad militar desplegada en la zona fronteriza por la que penetró,  para  “tomar las medidas necesarias” y a “administrar un severo castigo” a los responsables de esa incursión ilegal en Corea del Norte.

La reunión del buró político del Partido de los Trabajadores contó también con la participación por videoconferencia de diferentes órganos de poder del régimen y con oficiales del centro norcoreano anti-epidemias, entre otros responsables políticos, militares y sanitarios, según la KCNA.

Corea del Sur, por su parte, cree que existe una “alta posibilidad” de que se produjera un cruce ilegal en la frontera intercoreana tal y como afirma Pionyang, según dijo indicó un oficial militar surcoreano sin identificar a la agencia local Yonhap.

El mando militar conjunto surcoreano se encuentra tratando de verificar los detalles del incidente, y por ahora no confitmó si la persona que cruzó la frontera fue un desertor norcoreano.

La ciudad de Kaesong, donde se detectó el contagio y puesta bajo aislamiento desde el sábado, albergaba la oficina de enlace intercoreana que el Norte destruyó a mediados de junio como represalia por el envío de propaganda mediante globos por parte de activistas desde el Sur.

Corea del Norte había puesto en marcha su “sistema de emergencia nacional” el pasado mes de enero con la intención de evitar la propagación del nuevo coronavirus en su territorio, lo que supuso el cierre completo sus fronteras terrestres.

Pionyang declara “emergencia máxima” al detectar su primer posible contagio