A capear el temporal

|

El Deportivo, asentado en la zona peligrosa de la tabla y coqueteando con los puestos de descenso, debe sacar adelante su ‘final’ de esta tarde ante el Leganés para intentar despegarse de la zona roja.
El calendario más inminente de los herculinos les depara cinco duelos de máxima exigencia antes de poner punto y final a la primera vuelta: Leganés, Barcelona, Celta, Villarreal y Valencia testarán la mejoría de una escuadra que de la mano de Cristóbal Parralo ha experimentado una mejoría ostensible en ataque pero que sigue encajando con demasiada facilidad.
Los coruñeses han igualado su peor racha de resultados de la temporada al sumar tan solo un punto de los últimos doce en disputa.
Por si esto fuese poco, en Riazor desembarca un Leganés que el pasado ejercicio se impuso en sus dos encuentros en Liga al Deportivo (1-2 y 4-0) y que esta campaña navega séptimo en la Liga, con un balance exiguo de 12 goles a favor y 13 en contra.
Los ‘pepineros’ son el el mejor ‘exprimidor’ del torneo de la regularidad, puesto que se trata del conjunto que mejor rentabiliza sus dianas; cada uno de sus 12 aciertos le han deparado 1,66 puntos por encuentro.
El ‘Lega’ llega revitalizado después de haber remontado el pasado fin de semana ante el Villarreal para acabar hundiendo al ‘Submarino’ por un marcador de 3-1.
El Depor tendrá que hacer frente a otra adversidad a mayores: la baja de larga duración de Fede Cartabia; el argentino, que estaba siendo sin duda el mejor jugador del equipo en la primera parte de la temporada, tendrá que pasar por el quirófano por problemas de pubis  y será baja dos o tres meses.
Además, Cristóbal Parralo tampoco podrá disponer del concurso de los lesionados Luisinho o Bruno Gama, que se ejercitan al margen del grupo.
El que sí regresa a la convocatoria es Zacaria Bakkali, que incluso podría disputarle a Gil un lugar en el once.
Así pues, el técnico catalán optará por un once similar al de las últimas jornadas, con algún retoque en banda derecha. Siempre con Rubén Martínez bajo palos, la defensa estará configurada por Schär y Sidnei en el eje central, flanqueados por Juanfran y Fernando Navarro en los costados. En la medular, el equipo apostará por un doble pivote tradicional, con Guilherme y Borges —Fede Valverde será el gran sacrificado—, con Carles Gil en el carril diestro y Adrián López en el siniestro.
La responsabilidad ofensiva recaerá en la dupla Çolak-Lucas; el enganche otomano tendrá ante sí una oportunidad incomparable de reivindicarse ante un rival hermético.
De las pinceladas de ingenio que pueda trazar para encontrar vías de pase a Lucas Pérez dependerá en gran medida las posibilidades de éxito del RC Deportivo.
En el banco de la suplencia seguirá aguardando su turno —para algunos de forma incomprensible— Florin Andone, así como otros argumentos ofensivos de la talla de Borja Valle o Bakkali.
El Leganés, por su parte, luchará por la sexta posición con un equipo con varios ausentes: Mantovani, Siovas, Brasanac y Omar Ramos. El coruñés Raúl García actuará por exigencias del guión en el eje central.
Riazor registrará una buena entrada de una afición consciente de que hoy se tiene que vaciar con los suyos. l

A capear el temporal