El Materno repara por primera vez en Galicia el corazón al revés de un niño de cinco años

El Ideal Gallego-2018-12-28-011-f1110dcb
|

El hospital Teresa Herrera operó el mes pasado con éxito y por primera vez en Galicia a un niño de cinco años por una cardiopatía congénita conocida como “corazón al revés”.

Explicó el responsable de la unidad de Cirugía Cardiaca Infantil, Víctor Bautista, que al paciente lo conocían antes de que naciera porque en otro área sanitaria le detectaron la anomalía en la barriga de su madre y lo enviaron al Materno por ser centro de referencia. Con el diagnóstico prenatal en la mano, comprobaron que sus cavidades estaban del revés y lo monitorizaron nada más asomarse al mundo: “Estos niños son de un mal pronóstico porque morirían a los pocos años” si no se actúa antes. Cuenta el especialista que si bien hay otras opciones como dejar que el paciente evolucione hasta practicarle un trasplante, “lo más correcto” es lo que han hecho porque la otra operación depende de un corazón compatible y entre medias está la amenaza perenne de la muerte súbita. 

Del sondeo que realizó el doctor en otros hospitales modelo del país, solo se dieron tres intervenciones con esta técnica, la cirugía correctora “Doble switch”, que consiste en darle la vuelta a las cavidades del corazón para restablecer de forma correcta las conexiones de las aurículas con los ventrículos y de los ventrículos con las grandes arterias del corazón. 

Y es que si bien se le practicó previamente una operación paliativa, donde se introdujo una anillita para obstruir la arteria pulmonar y mejorar el fallo cardiaco con el fin de que el ventrículo izquierdo ganara masa muscular, el equipo concluyó que este último no estaba preparado y que el derecho acabaría provocando una muerte repentina. 

La decisión no fue fácil porque tuvieron que comunicarle a la familia el riesgo que suponía el paso del pequeño por el quirófano cuando estaba asintomático. Sin embargo, hacerlo era la única forma de que se agarrase a la vida. Le introdujeron un bypass cardiopulmonar para que realizase la funciones del corazón y tras cuatro horas enchufado a esta máquina y a una temperatura corporal de 24 grados, pararon el órgano vital durante tres horas. 

Lo noticiable del asunto, comentan, no solo está en que todo salió bien en la sala de operaciones. También después, porque en el postoperatorio pasó por la UCI, pero al día siguiente ya estaba entubado y en contacto con su familia. No hubo complicaciones de ningún tipo y tras un mes ingresado entre la Unidad de Cuidados Intensivos y planta, ahora acude a revisiones periódicas totalmente recuperado. 

Bautista atribuye el final feliz a la experiencia de los profesionales del Teresa Herrera, que “llevan más de 20 años trabajando con cardiopatías congénitas”. 

En concreto, el responsable se formó en Boston y Harvard, donde colaboró como cirujano y participó en varias publicaciones sobre cómo mejorar los tratamientos más complicados. 

El niño con el corazón al revés ayudó por otra parte a favorecer un incremento del 20% en dos años en cirugías de corazón con parada. Asimismo, operan a adultos, explica el doctor, y cooperan con el hospital Sao Joao de Oporto. El equipo lo conforma un cirujano cardiaco infantil, un anestesista, un cardiólogo pediátrico, un perfusionista y dos enfermeros de quirófano. Dispuestos a seguir hablando sobre retos logrados.

El Materno repara por primera vez en Galicia el corazón al revés de un niño de cinco años