Partido a cara de perro

GRA238. GETAFE (MADRID), 05/04/2015.- El entrenador del Deportivo de La Coruña Víctor Fernández, durante el partido de la vigésima novena jornada de la Liga de Primera División que Getafe y Deportivo juegan hoy en el Col
|

 

El deportivismo está que brama. Pocos entienden lo acontecido en Getafe. La falta de actitud cuando te juegas la vida es sinónimo de suicidio. Es inexplicable, pero los propios protagonistas reconocieron que durante los primeros 45 minutos no tuvieron ‘actitud’. Para echarse a temblar.
Llega el Córdoba y lo hace en el peor momento para el Deportivo. Si no se vence parece que las decisiones llegarán y el consejo prescindirá del entrenador. En los foros, en la calle, ya ‘se pide a gritos’ aunque culpables son todos, no solo Víctor.
En la tarde de ayer hubo una reunión de la comisión deportiva para hablar de la situación. Se tomarán nuevos caminos si no se gana mañana, pero todos confían en que el Depor se imponga al colista de la Liga.
Aunque parezca una broma, hablamos de un ultimátum en A Coruña por cuarta ocasión. El Deportivo habló con entrenadores ya hace semanas. Es normal cuando el tuyo puede llegar a pender de un hilo como ahora. No es cuestión de confianza, sino de tener un plan B.
Aún así, el equipo está fuera del descenso, un punto por encima. Sin embargo el objetivo no está cumplido ni muchos menos. Basta recordar cómo se produjeron los dos últimos grandes fiascos del deportivismo. El equipo llegó fuera de las posiciones que queman a la última jornada, dependiendo de sí mismo, y acabó perdiendo (Valencia y Real Sociedad eran los rivales) en Riazor y bajando a Segunda. En la última jornada se visitará el Camp Nou.  Mejor no jugar con fuego y comenzar a, como decía Aragonés, “ganar, ganar y ganar”, y dejarse de experimentos. Hay que ser pragmáticos.
Y no será nada fácil mantener la categoría después de haberla pifiado contra Almería, Espanyol, Getafe... En la primera vuelta el Depor sacó nueve puntos ante los rivales que se avecinan. Siete de ellos en casa.
Venció al Elche y al Athletic. Empató con el Córdoba, la Real Sociedad y el Levante. Perdió contra Atlético, Málaga, Villareal y Barcelona.
Eche las cuentas. Parece que no dan si no se consiguen los tres puntos mañana, salvo que sea usted un optimista tremendo.
Así pues, ya puede el Deportivo vencer en Riazor. No se trata de mayor o menor presión. De hecho, presión debería haber mostrado el equipo para no tirar por la borda la primera parte de Getafe.
Se trata de supervivencia y, si el Depor no vence al Córdoba, el primero en morir (metafóricamente, claro) será el técnico al ser cesado. 

Partido a cara de perro