El supuesto pederasta de Ciudad Lineal defiende su inocencia emocionado: “Es terrible”

El supuesto pederasta de Ciudad Lineal defiende su inocencia emocionado: “Es terrible”
|

El presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, habló por primera vez en su turno a la última palabra en el juicio, defendiendo su inocencia y manifestando que hasta ahora había guardado silencio porque no se le había informado de los hechos de los que se le acusa.
“Lógicamente siento mucho lo que le ha pasado a las niñas. Es terrible, es una barbaridad y sobre todo en el caso de TP4 no tiene nombre. Lo siento por sus familias. No tengo nada que ver con esto. Soy inocente señoría”, afirmó con tono lloroso y visiblemente emocionado. “Es absurdo declarar cuando no me van a creer”, manifestó tranquilo ante el tribunal al inicio de su exposición. En su alegato, indicó que el motivo por el que se fue a Santander era porque su tío le había ofrecido trabajo y él estaba agobiado porque tenía 42 años y vivía con su madre aún, negando que huyera de la Policía.
“Lo primero que quiero hablar es sobre el viaje a Santander. Me fui a trabajar. A finales de julio de 2014, mi tío me dijo que había unas reformas. No me concretó el día exacto. Es cierto que estaba agobiado y era porque tengo 42 años, tengo hijos y necesitaba trabajar”, detalló.
“Me sorprende mucho lo de las descripciones de las menores. Pero son diferentes. Me las he leído y las he escuchado en el juicio. Usted señoría mencionó que se han dicho todos los colores de pelo y hasta el pelirrojo”, agregó manifestando seguidamente que acusar a una persona de unos delitos tan graves por intuición es una cosa muy arriesgada”.
Sin embargo, el relato de las víctimas del presunto pederasta de Ciudad Lineal, las pruebas que confirman la presencia de su ADN en la ropa interior de las pequeñas y las identificaciones en las ruedas de reconocimiento desmontan el alegato de inocencia de Antonio Ortiz, y dejan el juicio visto para sentencia tras veinticuatro sesiones.
La vista oral se inició el pasado 18 de octubre con el silencio de Ortiz, de 44 años. Al igual que en instrucción, se acogió a su derecho a no declarar ante el tribunal. Hoy, en cambio, la quinta vez que tenía oportunidad de hablar, se defendió durante 17 minutos, ya que según alegó ahora conoce de qué se le acusa.

El supuesto pederasta de Ciudad Lineal defiende su inocencia emocionado: “Es terrible”