Condenado el autor del robo en la joyería Romeu por otro golpe en la Rúa Nova

la banda asaltó la joyería calvo en septiembre de 2010 pedro puig
|

Cerca de 16 años de prisión suman las dos condenas que estos días han dado a conocer la Audiencia coruñesa y el juzgado de penal 6 y que sancionan al hombre detenido en enero de 2011 cuando trataba de asaltar junto a dos cómplices la joyería Romeu de la calle Real. A ese golpe se refiere la primera de las sentencias, que le impone 11 años y cinco meses al único de los implicados que logró ser apresado como autor de tres delitos: robo con intimidación, tenencia ilícita de armas y homicidio en grado de tentativa, en relación con el disparo que el asaltante efectuó durante el robo y que, según considera el tribunal, iba dirigido contra el vigilante de seguridad del establecimiento.

A mayores, el juzgado de lo penal acaba de dar a conocer su fallo en relación a un atraco perpetrado cuatro meses antes en un negocio próximo, la joyería Calvo de la Rúa Nova. En aquella ocasión, cuatro delincuentes usaron varias patas de cabra y una pistola de aire comprimido para amenazar a una empleada, y se llevaron un botín formado íntegramente por relojes, 42, y valorado en 147.215 euros.

 

vigilancia

La sentencia que le condena como implicado en este primer golpe lo identifica como el hombre que aquella mañana efectuaba labores de vigilancia en el exterior de la joyería y ayudó a ocultar el robo desde el exterior, extendiendo una esterilla que impedía ver a través del escaparate del negocio.

La resolución admite que en aquel momento no se logró detener a ninguno de los implicados, cuyas imágenes –no sus rostros–sí fueron captadas por la cámara de seguridad. Escaparon a pie, cada uno en una dirección, y se fueron deshaciendo, tanto del arma como de las prendas de ropa que vestían, algunas de las cuales fueron recuperadas en contenedores cercanos.

La identificación del hombre llevado a juicio en dos ocasiones el pasado mes llega, según expone la sentencia de penal 6, a raíz de su detención durante el segundo asalto, el de la joyería Romeu. Tras ser reducido por el personal del establecimiento y detenido, se sometió al hombre a un análisis que permitió detectar que su perfil genético coincidía con el hallado en algunas de las prendas recuperadas tras el robo anterior.

En concreto, cita la sentencia que el ADN del sospechoso se correspondía con las muestras extraídas de unas gafas y un jersey de cuello vuelto recuperados por la Policía en el entorno de la joyería Calvo, las mismas que portaba el asaltante que se encargó de la vigilancia, según se podía ver en el vídeo de seguridad.

La identidad resulta probada para el magistrado, en tanto que el acusado no dio en un primer momento una razón que explicase por qué su perfil genético se encontraba en las prendas utilizadas durante el robo. En el juicio, señala la sentencia, el aludido aportó una explicación que el juez tacha de “ciertamente peregrina y muy socorrida”, al asegurar que prestó su coche, y la ropa que allí guardaba, a un amigo, que resultaría ser uno de los autores de los dos atracos.

Condenado el autor del robo en la joyería Romeu por otro golpe en la Rúa Nova