La Xunta asegura que no tiene constancia de la pérdida de los objetos más valiosos de Dorribo

|

El conselleiro de Presidencia, Administraciones Públicas y Justicia, Alfonso Rueda, aseguró ayer que no tiene constancia oficial de la sustracción de ningún objeto en el registro de una chalé propiedad de Jorge Dorribo, principal implicado en la operación “Campeón”.

Rueda aseguró que se enteró de lo ocurrido por la prensa e insistió en que en ningún momento “nadie se dirigió” a la Xunta para comunicarles nada.

La información publicada ayer por el diario “El Progreso” asegura en el registro efectuado en mayo al chalé familiar de Dorribo en la localidad de Santa Mariña se documentaron los objetos, antigüedades y muebles de su posesión antes de que estos fuesen trasladados por la Xunta al Servicio de Depósitos de Bienes Muebles del Colegio de Procuradores de A Coruña.

 

la tercera parte

Una vez realizado el traslado fue cuando se detectó que faltaban 23 lotes de los descritos originalmente, valorados en 133.700 euros. El material incautado en el registro estaba valorado en 409.800, lo que supone que habría desaparecido una tercera parte.

Rueda aseguró que la custodia de los mismos fue realizada adecuadamente de manera que de haberse producido una incidencia esta habría tenido lugar antes de que la Xunta realizase la custodia de los objetos.

Los bienes requisados permanecen en el depósito del Colegio de Procuradores

El diario lucense publicó que la alerta sobre la desaparición fue dada por el juzgado que investiga el caso “Campeón”.

El Colegio de Procuradores alertó al juzgado de la desaparición de una tercera parte de lo intervenido, en concreto de varias de las piezas más valiosas, como dos colmillos de elefante tasados en 35.000 euros.

“El Progreso” publicó que la falta de estos objetos se detectó tras su traslado, cuando los encargados de la custodia cotejaron la lista de los bienes intervenidos con los elementos que finalmente llegaron al depósito. Dorribo reconoció que algunas piezas menores, como un juego de café, las tiene en su poder su mujer, Aveline Fernández. El empresario aseguró que devolverá los objetos cuando le sean requeridos.

El valor de las piezas que se quedó la mujer del empresario apenas alcanza los 4.000 euros, una cifra menor en comparación con los otros veinte lotes que no están localizados. Entre los objetos desparecidos, además de los colmillos de elefante, están la figura de una bailarina realizada en marfil y bronce valorada en 18.000 euros, dos pistolas de pistón del siglo XIX y un hacha con adornos de plata de 4.500 euros, dos parejas de sillones imperio tapizados en raso tasados en 6.000 euros o un reloj del mismo estilo de 8.500 euros.

La Xunta asegura que no tiene constancia de la pérdida de los objetos más valiosos de Dorribo