Windsor

La reina Isabel II celebra su cumpleaños con una pequeña ceremonia en Windsor

Este es el primer cumpleaños oficial que Isabel II celebra tras la muerte a los 99 años de su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, el pasado 9 de abril.

La covid ensombrece el adiós de los británicos al príncipe Felipe

(Felipe) es un verdadero rey; nunca fue coronado como tal, pero hizo el trabajo de un rey, multiplicado por cuatro", dijo a Efe Imafidon.El resplandeciente sol que reinó a lo largo de la jornada, en el día más despejado del año, hizo que muchos de los curiosos que se acercaron a las inmediaciones del castillo fueran ciclistas que aprovechaban una de las rutas más transitadas a las afueras de la capital.Uno de esos cicloturistas, calzando todavía los botines para la bici, confesaba que se había detenido en Windsor para comer aprovechando el buen tiempo y las vistas, pero no por un especial interés en lo que sucedía intramuros.Los llamamientos a no acudir a la ciudad hicieron que no fuese difícil encontrar sitio libre en las terrazas de los pubs y restaurantes que pudieron abrir hoy pese al despliegue de seguridad.Rob Hutchings, un trabajador del sector de la construcción de 51 años que creció en Windsor, no ocultaba su decepción por la falta de gente en las calles."Pensaba sinceramente que habría más gente de la que hay", dijo poco antes del funeral del príncipe Felipe, antes de mostrar su esperanza en que eso fuese cambiando a lo largo del día.Un minuto de silencio alteradoJusto antes de que comenzase el funeral por el duque de Edimburgo en la cercana capilla de San Jorge, a las 14.00 GMT, se guardó un respetuoso minuto de silencio por el difunto marido de la reina.Hasta los carteles en el transporte público de Londres instaban a todos los ciudadanos a sumarse a ese breve recordatorio por el príncipe Felipe, fallecido el pasado día 9 a los 99 años.La aparición de una activista medioambiental semidesnuda en medio de la calzada junto al castillo rompió por unos segundos el momento de recogimiento."¡Salvad el planeta!", gritaba la mujer antes de ser reducida por la policía.La activista logró pasar desapercibida para los cientos de azafatos que, con un chaleco de color morado, el ayuntamiento de Windsor colocó en las calles para contribuir a la organización e informar a todos quienes, pese a los consejos de las autoridades, decidieron decir adiós allí al príncipe Felipe.

La corona británica, en riesgo de perder el apoyo de sus antiguas colonias por racismo

Más de 50 países de los cinco continentes, con una población de más de 2.000 millones de personas y de razas diversas, forman parte de esta familia de naciones y algunos de ellos tienen a la reina Isabel II como jefa de Estado.