ciudadanos

Toni Cantó deja su escaño y abandona la política

Así lo dijo a los medios de comunicación al abandonar la reunión de la Ejecutiva de Cs que se celebraba en Madrid para analizar las consecuencias del previsible fracaso de la moción de censura presentada por su partido en Murcia

El maremoto político en Ciudadanos agita la política de pactos en el Congreso

"¿A cambio de qué?", se preguntan.Fuentes de ERC señalan a EFE que nunca pactarán una ley con la formación de Inés Arrimadas, y no sólo por el conflicto en Cataluña sino también -apuntan- porque "van en contra de reformas progresistas" como la laboral o como la nueva Ley de Memoria Histórica.En este sentido, vuelven a plantear que las matemáticas no salen porque si los 13 votos de ERC caen a cambio de que se sumen los de Ciudadanos, con los republicanos también se irían previsiblemente los otros 5 diputados de EH Bildu.Fuentes de la formación morada creen que dar "alas" a Ciudadanos no sería una buena estrategia porque, así como el Gobierno de coalición busca el mayor consenso en grandes temas, en el día a día generalmente es el bloque de izquierdas el que pesa.Lo cierto es que el Pleno del Congreso podría afrontar su primera gran votación dentro de un mes y medio con la posible prórroga del estado de alarma -que acaba el 9 de mayo- siempre y cuando el Gobierno decida que debe seguir vigente.MOMENTO DE MEDIR FUERZASY es que el debate podría producirse ya constituido el Gobierno de Cataluña y ERC podría mover ficha y recordar la promesa que le hizo el Ejecutivo de que cuando hubiera Govern se retomaría la Mesa del Diálogo.Rufián ya avisó: le harta que se pospongan las soluciones al conflicto catalán."Si siguen así lo acabarán celebrando en sus casas y no en La Moncloa", advertía esta semana en el Congreso ante el levantamiento de la inmunidad a Carles Puigdemont.Y si a ese hartazgo se suma que el PSOE insiste en que buscará el mayor apoyo posible en todas las votaciones y que podría echar la caña a Ciudadanos, el bloque formado por ERC y EH Bildu podría dejar de apoyar a Sánchez.Sin embargo, los socialistas, que inciden en que no cambiarán la dinámica que llevan en el Congreso de cuantos más apoyos mejor, señalan que "los socios son los socios" y que Cs no suplantará a ninguno.Lo que sí confían es que sea Arrimadas la que cambie la estrategia y gire al centro, apoyando leyes "de Estado" y dejándose de "autovetos".El problema es que el cambio de rumbo no gozaría del visto bueno de ERC o Bildu.A cuenta de esto el PNV ya vislumbra un aumento de las tensiones entre el PSOE y Unidas Podemos y augura que Sánchez no acabará la Legislatura, aunque fuentes del partido insisten a EFE en que su voluntad seguirá siendo contribuir a la estabilidad.También los cuatro diputados del PDeCAT, los dos de Más País y el de Compromís mantienen la filosofía de apoyar las leyes según su contenido y no según su procedencia."Votaremos ley a ley como hacemos siempre", señalan desde PDeCAT, mientras que Compromís incide en que "siempre estará con el qué y no con el quién".A todo esto Vox, en silencio, se frota las manos esperando un nuevo momento electoral y el PP repite que Sánchez "es un espectro sin ética ni moral". 

Feijóo no picó

Arrimadas emula a la orquesta del Titanic que seguía tocando mientras el barco se hundía, aquellos músicos sabían bien lo que hacían, el por qué y el para qué, eso es lo que los diferencia de Ciudadanos quienes, calculo que, sin saberlo, ya hay que ser necios, acomodan su cabeza en la base de la guillotina solo a la espera de que las urnas dejen caer la cuchilla.

El PP rompe con Arrimadas por su "operación clandestina" y abre sus puertas a los cargos de Cs "defraudados"
García Egea asegura que la líder de Ciudadanos "ha unido su destino político" a Sánchez e Iglesias
Feijóo carga contra las "intrigas" de Cs y celebra que Galicia "votase estabilidad"
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha tildado en redes sociales de "lamentable" que Ciudadanos (Cs) "esté más pendiente de intrigas para cambiar gobiernos que de gestionar la pandemia".
Ayuso convoca elecciones para esquivar una moción de censura

Así lo ha anunciado el vicepresidente regional, Ignacio Aguado.

Ciudadanos y PSOE se alían para echar al PP del Gobierno de Murcia

Esta moción de censura dejaría a los populares fuera del ejecutivo autonómico tras 26 años en el poder. 

Cs no se cierra a cambios en la organización, pero no ve el sentido de un congreso

"No podemos estar en una asamblea permanente", insisten al señalar que los problemas que pueda haber en Cs no se resuelven con una asamblea "cada tres meses".Zanjada esa vía, lo que le queda a los críticos es solicitar un congreso extraordinario y para eso necesitan el apoyo de una mayoría cualificada de dos tercios, bien del comité ejecutivo o del consejo general.Sobre la posibilidad de abrir la cuota de los miembros de la ejecutiva permanente (actualmente son siete con Arrimadas) como demandan algunos dirigentes territoriales, entre ellos el vicepresidente andaluz, Juan Marín, o el coordinador de la Comunidad Valenciana, Toni Cantó, la dirección afirma que no es descartable, pero que, en todo caso, "no puede haber grupos de decisión de veinte personas".La última dirección de Albert Rivera se amplió hasta sumar dieciséis personas.Insisten en que el nuevo proyecto de Cs se está implantando y que hay que dar tiempo al tiempo para asentarse, pero que al margen de que pueda entrar más gente en la cúpula, lo que no sobra es nadie, en alusión a la dimisión del vicesecretario primero del partido, Carlos Cuadrado, que han pedido algunos y que para el círculo de Arrimadas es un capítulo que dan por zanjado.Y en lo que es la implantación del proyecto de la líder naranja, el partido va a poner el foco en el municipalismo para afianzarse de cara a las próximas elecciones locales y de ahí que el partido esté trabajando para volcarse con los 400 cargos electos que tienen porque, entre otras cosas, son conscientes -dicen- de que ellos deben ser los altavoces de la política naranja.Por eso, se van a aplicar en recortar la distancia entre la dirección y las organizaciones, sobre todo municipales, pero también territoriales.Tienen dos años para reforzar esa presencia territorial que han tenido abandonada de cara a la siguiente cita electoral a nivel nacional, aunque antes están las andaluzas del año que viene.Con ese objetivo, Arrimadas ha empezado a viajar y, después de visitar esta semana Aragón y a su presidente, Javier Lambán, con quien Cs acaba de cerrar un acuerdo sobre los presupuestos autonómicos, tiene previsto ir la semana que viene a Castilla y León, donde Cs cogobierna con el PP.Quieren además visualizar así que Ciudadanos es un partido útil y en el centro, que puede pactar a derecha e izquierda en función de los intereses de los españoles.También este año pretenden celebrar de manera presencial su primera convención, aunque si la pandemia no da tregua tendrán que hacerla de manera telemática, una convención que nada tiene que ver con los malos resultados en Cataluña -aclaran- porque está contemplado en los nuevos Estatutos.Se trata de un órgano previsto para fomentar la participación de los afiliados a través de los coordinadores de las agrupaciones. 

El PSOE pide al PP “renunciar a los vetos” para renovar el Poder Judicial

Los socialistas manifiestan su intención de no abandonar la “senda del diálogo” para poner fin al bloqueo

Arrimadas se ve "más reforzada que nunca" para seguir liderando Cs e implantar el proyecto que inició hace un año
Rechaza cambiar la estratagia del partido, porque apuesta por "hacer lo correcto" aunque no dé votos, y descarta relevar a Cuadrado