Domingo 18.11.2018

El PP frente al espejo

A hora, con las puertas de Génova abiertas, con las sucursales

A hora, con las puertas de Génova abiertas, con las sucursales en ebullición por todo el país y sus militantes –unos de pago, otros con compromiso y algunos despistados– tienen desconcertada a la ciudadanía, en vísperas de la segunda parte (días 29 y 21) donde saldrá humo blanco proclamando al nuevo líder.
Mientras los “peperos” de miran ante el espejo de la realidad donde aparecen “retratados” en color, aunque algunos en sepias.
Hay un “ex”, apartado de la política por la justicia y los votantes, que sigue proclamando que “su” partido perdió el chollo de forma injusta e inesperada”, mientras otros cruzan el desierto cargados con la mochila de la corrupción, a la espera de un milagro o un indulto, yb los más aguerridos –facción de Casado–, grupo de Santamaría, se enzarzan en una guerra por el poder que fuera hace frio.
A todo esto el personal observa algunas paradojas: en las Galias los hinchas de Feijóo votaron a caballo perdedor (dicho sea con perdón, solo es un símil hípico) y en toda España resuena el mantra que, durante años y desde Génova, aburrió al personal: que gane la lista más votada, lo que para Cospedal y sus fieles, parece hoy un insulto.
En medio de todo esto que nos ofrece el Partido Popular delante de un espejo, el señor Tellado, recordando otros tiempo, pontifica que es un avance en la democratización interna, aunque reconoce que cierta desmovilización “por el desmarque de Alberto Núñez Feijóo”, mientras este sigue de perfil insistiendo que optó por lo mejor para el futuro del Partido Popular, declaración que sugiere que él no era el mejor para salir del lío que les dejó Mariano Rajoy y, de paso reconoce que el asunto es “recuperar alcaldías y diputaciones, pues la última cosecha, a pesar de lo que dicen sus aduladores, fue regular tirando a mala.
En esto que Aznar reaparece para decir “quiero la refundación del partido”. Y en medio, el personal, con el mundial futbolero ya sin sorpresas, vive atento al enfrentamiento Cospedal-Santamaria que decidirán los compromisarios y que puede acabar a tiros (una especie de duelo en OK Génova; pendiente de cómo acabará el duelo (debate) de Casado ¿hizo el master, no hay trampa en su currículo?
O si los dos perdedores unen sus fuerzas para descabalgar a la lista más votada, aunque así incumplan otras de las normas más repetidas por el PP que fue apartado del poder por la suma de sus rivales.

El PP frente al espejo
Comentarios