martes 20/10/20

Una vez más depende de nosotros

escribir una orden ministerial no debe de ser tarea fácil, hay que tener en cuenta todos los supuestos, o al menos los más probables, e intentar dar solución a cada uno. Igual de ahí viene que en lo relacionado con el coronavirus el Gobierno deje tantas cosas en el aire. Con la inconcreción como máxima, la instrucción para llevar mascarillas en lugares públicos a partir de hoy es algo así como “hay que llevarla siempre, menos cuando no se pueda”. Y aquí estamos, una vez más, dejando recaer toda la responsabilidad en los ciudadanos. Lo de confiar en el buen criterio de los españoles es de valorar, que conste. En caso contrario protestaríamos por que no se nos tiene en cuenta como seres autónomos y capaces. Pero, lamentablemente, ya hemos demostrado durante esta crisis sanitaria que lo de ser sensatos se nos da regular. Así que sería de agradecer que nos lo dejasen todo un poco más claro.

Comentarios