viernes 4/12/20

Mucho matrimonio para nada de nada

PACO Vázquez, el coruñesismo hecho hombre, sostiene la teoría de que todas las chinas tienen las piernas “tortas” –término que desmonta la acusación de que sufre sarpullidos en la lengua cuando pronuncia una palabra en gallego–. No dice nada de los cerebros de las chinas ni de los chinos, pero algunos más que torto lo tienen atravesado. Once miembros de una familia se casaron y se divorciaron entre ellos 23 veces en un mes para lograr uno de los pisos gratuitos a los que tenían derecho los habitantes de un pueblo. Ellos no vivían, pero con los certificados de matrimonio parecería que sí. Los cacharon y se frustró el negocio. FOTO: una mujer, en la plaza de Tiananmen | efe

Comentarios