• Viernes, 19 de Octubre de 2018

La droja en el Cola Cao, pero al revés

JOSÉ Tojeiro se hizo famoso a comienzos de los 90 por una desgarradora confesión: “Me echaron droja en el Cola Cao”. La autoras de semejante fechoría eran María, Rosa María y María José, que “eran ‘prestitutas’ que buscaban domicilios para dar placer de ‘prestitación’”. Los años han pasado y ahora la droja ya no la echan las prostitutas, sino que se la echan a ellas en la bebida; al menos eso fue lo que hizo un vecino de Serra de Outes al que le acaban de caer tres años de cárcel por drojar a dos prostitutas a las que había contratado. Seguro que no bebieron Cola Cao, pero drojarlas, las drojó. FOTO: unas mujeres, identificadas en una operación contra la prostitución | aec