miércoles 21/10/20

Cuando el pulpo se convierte en oro

seguro que las hordas de visitantes que está recibiendo Galicia a cuenta del Camino de Santiago, las playas vírgenes y la buena gastronomía tienen algo que ver con la falta de pulpo y nécora que están padeciendo los mercados gallegos. Y es que, a pesar de que se acaba de abrir una larga y dolorosa veda, la realidad es que el abastecimiento de estos manjares está siendo muy escaso, tanto que el que quiera probar, por ejemplo, el cefalópodo con su pimentón y su aceitito tiene que pasarse antes por una entidad bancaria a ver si tiene suerte y le conceden un crédito. FOTO: Una placera sostiene un ejemplar de pulpo | aec

Comentarios