miércoles 2/12/20

La ayuda extra para subir los puertos

QUE a los ciclistas les gusta llevar la cadena bien engrasada lo sabe todo el mundo; que les gusta desayunar gasolina para subir los puertos también es sabido; que los hay que se pasan de octanaje y le dan al queroseno, tampoco es nada nuevo. Por eso los tienen tan controlados y los cazan con tanta frecuencia. Le acaba de ocurrir a Froome, que se pasó con el ventolín, que sirve para combatir el asma, pero que también tiene efectos anabolizantes. Por ahora es inocente, pero la cosa huele mal; como cheiró mal la del español que se comió un bistec que parecía cocinado en Penamoa y que él aseguró que era de una vaca alimentada con clembuterol. FOTO: chris froome | aec

Comentarios