Viernes 14.12.2018

Windsor se engalana para la boda real del príncipe Enrique y Meghan Markle

La pintoresca localidad inglesa de Windsor se engalana para la esperada boda del príncipe Enrique y la estadounidense Meghan Markle de mañana, a la que finalmente no asistirá el padre de la novia tras múltiples especulaciones.

Un grupo de militares participa en un ensayo cerca de las calles de Windsor | will oliver (efe)
Un grupo de militares participa en un ensayo cerca de las calles de Windsor | will oliver (efe)

La pintoresca localidad inglesa de Windsor se engalana para la esperada boda del príncipe Enrique y la estadounidense Meghan Markle de mañana, a la que finalmente no asistirá el padre de la novia tras múltiples especulaciones.
El palacio de Kensington confirmó ayer que el padre de Meghan, el estadounidense Thomas Markle, de 73 años, no acompañará a su hija hasta el altar de la capilla de San Jorge porque necesita “concentrarse en su salud”.
En los últimos días, los medios conjeturaron sobre la ausencia del progenitor en la boda en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres, debido a que tenía una operación de corazón.

Espíritu festivo
Pero la ausencia del padre no minó el espíritu festivo que se respira en este pueblo, de 30.000 habitantes, donde ayer se realizó el ensayo general del desfile que seguirá a la ceremonia prevista para las 11.00 horas de mañana.
Además, los novios se trasladaron a la villa para tomar el té con la reina Isabel II, una reunión a la que estaba previsto que acudiese la madre de Meghan Markle, pero se desconoce si viajó con su hija y su futuro yerno, que sí fueron vistos a su llegada en un coche.
Varios cuerpos del Ejército británico pasearon al son de música de tambores y trompetas, interpretados por una banda, que marcó el compás de los soldados que acompañarán a los recién casados por las calles de esta localidad en el gran día.
A dos días de la boda, cientos de personas no quisieron faltar a esta prueba, entre ellas Wendy, habitante del pueblo y jubilada, que prefirió evitar las multitudes que se congregarán mañana.
“Ese día habrá tanta gente que lo veré por televisión”, indicó Wendy, algo que confirmó ayer la policía local, que adelantó que se espera que hasta 120.000 personas se acerquen al lugar. Todas ellas podrán hacerse con multitud de recuerdos que conmemoran el enlace. l

Comentarios