viernes 4/12/20

La víctima presenta una denuncia por amenazas tras filtrarse sus datos

El caso de La Manada, pendiente todavía de los recursos que se puedan presentar en la Audiencia Provincial de Navarra, volvió a los juzgados por la publicación de datos personales de la víctima

Concentración celebrada este lunes en Pamplona denunciando que “no es abuso, es violación” | aec
Concentración celebrada este lunes en Pamplona denunciando que “no es abuso, es violación” | aec

El caso de La Manada, pendiente todavía de los recursos que se puedan presentar en la Audiencia Provincial de Navarra, volvió a los juzgados por la publicación de datos personales de la víctima y la aparición de mensajes amenazantes e insultos contra ella en distintos foros, páginas web y redes sociales.
La sesión de control al Gobierno tampoco fue ajena a la polémica generada por la sentencia que condena a los cinco acusados a nueve años de prisión por abusos sexuales y no por violación como pedían las acusaciones. La difusión de datos personales de la víctima y mensajes amenazantes en medios de comunicación digitales y redes sociales llevaron a sus abogados a presentar en el juzgado número 30 de Madrid una denuncia por presuntos delitos de amenazas y contra la intimidad de la joven madrileña.

El pasado día 26 se envió por correo electrónico a los medios de comunicación la sentencia, en la que se habían borrado los datos personales de la víctima, pero no se eliminó en el margen del documento un código que permitió acceder al documento original en la web del Gobierno de Navarra. Estos datos personales de la joven, como su nombre y apellidos o su dirección, fueron publicados en algunos medios digitales y en las redes sociales, donde además se pudieron ver fotos de la chica, una imagen de su DNI e incluso capturas del vídeo grabado durante los hechos que tuvieron en los Sanfermines de 2016.

El Consejo General del Poder Judicial abrió una investigación para esclarecer las circunstancias en las que se produjo la filtración de los datos personales de la joven. Ante la denuncia presentada por los abogados de la víctima el juzgado abrió diligencias y ofició a la Unidad de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional para que proceda a la identificación de los autores de los mensajes y a la verificación de la retirada de los mensajes, porque lo solicita la denunciante como medida cautelar. Como “especialmente grave” calificó la difusión de esos datos la directora de la Agencia de Protección de Datos (AEPD), Mar España, quien advirtió que también es delito reenviar el vídeo de una violación aunque el responsable no la haya cometido ni grabado.

“Hay que evitar que esto se repita, tanto la violación como la difusión de los datos de la víctima porque se la sigue dañando continuamente”, sostuvo la responsable de la AEPD. Es “gravísimo lo que le puede pasar a una víctima de violencia de genero”, pero eso “se agrava mucho más” cuando se difunde su información personal en redes sociales, dado que impide que la persona consiga recuperar su vida normal, aseguró. “Me parece muy grave que haya páginas, foros que estén difundiendo ese tipo de información” confesó la responsable de la AEPD.

Comentarios