Una segunda vida para los animales de granja abandonados

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, acaricia a un burro durante su visita al refugio de animales de granja "La Manada Cántabra"/EFE/Celia Agüero

El refugio animal La Manada Cántabra se ha convertido desde hace poco menos de un año en el lugar donde más de 40 animales de granja han recibido una segunda oportunidad, una segunda vida después de haber sido maltratados o abandonados por sus dueños.


Carlos Llorente y Patricia López, mecánico y agente de la Guardia Civil respectivamente, siempre han estado muy vinculados con la ayuda a animales abandonados, pero el pasado octubre decidieron dar el paso y crear ellos su propia asociación y refugio para animales de granja en Oruña de Piélagos.


"Aquí a lo que nos dedicamos es a la recuperación de animales que han sido maltratados, decomisados o abandonados. Nosotros los ayudamos a que se recuperen y a darles una mejor vida", explica Carlos Llorente mientras acompaña al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, durante su visita a las praderas, donde conviven más de 40 animales entre vacas, caballos, cabras, cerdos o burros.


Aún están empezando, los propulsores de esta asociación quieren que el refugio se convierta en un referente en el norte de España y que Cantabria sea la primera comunidad autónoma que "realmente está mirando por el bienestar animal", no solo de perros y gatos sino de todo tipo de animales.


Carlos y Patricia han explicado a los medios de comunicación que los perros y los gatos cuentan con protectoras, aunque creen que son escasas y están desbordadas, pero este tipo de animales no tiene, "no se salva ninguno", y se merecen como el resto tener una segunda oportunidad.


"Esto lo abrimos porque Carlos compró una finca y metió a dos caballos decomisados para ayudarles a recuperarse y desde ahí se nos fue de las manos, empezaron a traer mas animales y decidimos darlo de alta legalmente como asociación y luego poner un numero de cuenta vinculado a la asociación. Lo mantenemos nosotros porque no tenemos mucha ayuda", han explicado.


El presidente ha asegurado estar "impresionado" y "muy entusiasmado" con el proyecto del refugio, que contará con todo su apoyo.


"Hay gente que tiene animales, los maltrata, algo terrible, y hay otra gente que de una manera altruista por pura vocación, por pura humanidad, se dedica a reparar ese maltrato de los animales creando este refugio aquí en este paradisiaco lugar de Oruña", ha añadido.


Revilla ha comprobado cómo esos animales de granja "han recuperado su vida", están "felices" y todo ello gracias a una familia que sin ninguna ayuda ha podido poner en marcha el refugio. 

Una segunda vida para los animales de granja abandonados

Te puede interesar