La RAG recibe el mes de las Letras con el discurso de Florencio Delgado Gurriarán como académico

Tras exiliarse en México, Florencio Delgado Gurriarán volvió tres veces a Galicia, la última en 1981 como miembro fundador del Instituto de Estudios Valdeorreses y como miembro corresponsal de la Real Academia Galega.


Precisamente ahora, con motivo de la celebración del Día das Letras Galegas dedicado a su figura, la Real Academia acaba de sacar a la luz, en la sección publicaciones de academia.gal, su discurso de ingreso en la RAG, donde recuerda en primera persona como tuvo que huir a México junto a tantos otros que pensaban como él, su agradecimiento con el país que acogió tantos exiliados después de la guerra civil y también la labor a favor de la cultura gallega que, junto a otros paisanos, desarrolló.


Esta es una de las iniciativas con las que la RAG celebra la figura y la obra de Florencio Delgado Gurriarán, que llevará el pleno extraordinario del Día de las Letras Gallegas a su aldea natal, Córgomo, en el ayuntamiento ourensano de Vilamartín de Valdeorras.


Con él, las Letras viajarán simbólicamente también por primera vez hasta México para reconocer el trabajo colectivo de la diáspora en aquel país, que el poeta reivindicó en las palabras pronunciadas el día en que fue recibido cómo académico corresponsal.


“Sin intentar compararnos con los gallegos de Buenos Aires, capital cultural de la Galicia en los años de la posguerra, cuando, después de la victoria de la mitad de los españoles, quedó España maltrecha, la intelectualidad diezmada y el habla gallega a oscuras, la emigración gallega en México también encendió su ‘fachiño’ para ahuyentar las tinieblas culturales”, reivindicaba entonces Delgado Gurriarán.


Iniciativas destacadas

Como ejemplo, el poeta y activista cultural se refería, entre otras, a iniciativas singulares como la edición por parte del Partido Galeguista de México del Cancioneiro da Loita Galega (1943), del que fue coordinador, editor y coautor; la fundación del Patronato da Cultura Galega en México (1953) o, ya en el ámbito de la comunicación, emisiones de radio y las revistas Saudade (1942-1953) y Vieiros (1959-1968), escritas totalmente en gallego.


En la intervención pronunciada en Valdeorras, Florencio Delgado Gurriarán quiso también expresar su agradecimiento a la acogida que dio la república mexicana a los exiliados españoles y a su presidente, Lázaro Cárdenas, a quien dedicó un poema.


En un momento fundamental, en el que España se abría a la democracia y poco después del intento golpista de Tejero, Delgado Gurriarán también quiso resaltar el valor de la diversidad lingüística de un estado “comunidad de pueblos fraternos” y también “mosaico polícromo y armonioso concierto de hablas hermanas”.


El exilio es también el eje del tercero de los cinco capítulos de la serie web documental de la RAG “Florencio Delgado Gurriarán. O soño da Galicia infinda”, estrenada este jueves.


La narración audiovisual, disponible en academia.gal y en el canal de Youtube de la institución, arranca con el retrato más próximo e íntimo de un hombre de carácter alegre y conciliador, amigo del baile y de la música, como demuestra su poesía.


El episodio dos cuenta su entrada en contacto con el galleguismo organizado y su participación en la resistencia republicana, y los últimos capítulos se centrarán en la poesía y en la lengua de un autor que proyectó el gallego de Valdeorras. 

La RAG recibe el mes de las Letras con el discurso de Florencio Delgado Gurriarán como académico

Te puede interesar