viernes 25/9/20

El Gobierno descarta la presencia del Ejército en las fronteras de Ceuta y Melilla

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó ayer que en la tragedia de la frontera de Ceuta el 6 de febrero, en la que fallecieron quince inmigrantes subsaharianos.

Fernández Díaz conversa con una inmigrante durante el recorrido que realizó por el CETI de Melilla	efe
Fernández Díaz conversa con una inmigrante durante el recorrido que realizó por el CETI de Melilla efe

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó ayer que en la tragedia de la frontera de Ceuta el 6 de febrero, en la que fallecieron quince inmigrantes subsaharianos, la Guardia Civil “no hizo nada mal mientras no se demuestre lo contrario” y descartó la presencia del Ejército en Ceuta y Melilla como apoyo al instituto armado.
En una rueda de prensa ofrecida en Melilla, el ministro quiso reiterar el “dolor” que provocó esta tragedia, pero defendió, una vez más, la “extraordinaria profesionalidad y proporcionalidad” con la que trabaja la Guardia Civil para evitar las entradas masivas de inmigrantes.
Además, afirmó que acusar como se acusó a los agentes de tener “responsabilidad” en las muertes de estas personas es no sólo “injusto”, sino que, además, es “inmoral”.
El ministro señaló que esta misma idea ya se la transmitió a la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, a la que invitó a visitar las dos ciudades autónomas, al Congreso durante su comparecencia, y la reiteró ayer durante su visita a Ceuta.
“Lo diré donde haga falta”, afirmó el titular de Interior, que reiteró que unas acusaciones como las que se han lanzado no se pueden consentir y que se produjeron ante un hecho que no había ocurrido nunca, que fue una “unidad de actos” con un intento de asalto masivo, primero por tierra y luego por mar.
Además, el ministro anunció  la puesta en marcha, con carácter de urgencia, de mejoras en la valla de Melilla, al tiempo que descartó la presencia del Ejército para reforzar el trabajo de la Guardia Civil. Fernández Díaz anunció una inversión de 1.500.000 euros para mejorar la eficacia de la valla y poder hacer frente a la presión migratoria que sufre la ciudad, comparable a la de hace ocho años.
Las medidas supondrán la colocación de una malla “antitrepa” en unos 15 kilómetros del perímetro, tanto en la valla interior como en la exterior, la colocación de tres torres donde se van a instalar tres cámaras térmicas de vigilancia y la eliminación de unos elementos del vallado, los flejes, que ayudan a los inmigrantes a dar el salto.
Preguntado por la posibilidad de reforzar la vigilancia con la presencia del Ejército, como ocurrió en el año 2005, en la conocida como “crisis de la valla”, el ministro apuntó que “no es voluntad del Gobierno” tomar dicha medida, que sí adoptó el Ejecutivo socialista. También dijo que las concertinas no fueron instaladas por el Gobierno del PP, ya que, cuando tomó posesión, ya estaban colocadas.

Comentarios