domingo 9/8/20

El franquismo actúa de vacuna contra la extrema derecha en España

El franquismo actúa aún como una vacuna en España frente a los movimientos populistas de extrema derecha, que no han obtenido más del uno por ciento de los votos en las elecciones generales de los últimos años. Pero un 41 por ciento de los españoles afirma que podría votar a un partido que defendiera políticas antinmigración.

Obra del artista Jean Claude Cubino que critica el resurgimiento de la extrema derecha en Europa                               aec
Obra del artista Jean Claude Cubino que critica el resurgimiento de la extrema derecha en Europa aec

El franquismo actúa aún como una vacuna en España frente a los movimientos populistas de extrema derecha, que no han obtenido más del uno por ciento de los votos en las elecciones generales de los últimos años. Pero un 41 por ciento de los españoles afirma que podría votar a un partido que defendiera políticas antinmigración.
Estas son las principales conclusiones que se extraen del informe “El fracaso de los grupos de extrema derecha pese al paro, la desigualdad y una alta inmigración”, elaborado por el Real Instituto Elcano como parte de un proyecto de investigación más amplio liderado por el think tank británico Demos que cubre a Alemania, Francia, Polonia, el Reino Unido y Suecia.
A partir de un estudio detallado de encuestas públicas y de elaboración propia, junto con entrevistas a expertos, la investigadora del Real Instituto Elcano Carmen González Enríquez intenta explicar los factores que están detrás de la excepción española en lo que al auge de los populismos de extrema derecha se refiere.
González Enríquez apunta como uno de los motivos principales el débil sentimiento de identidad nacional que caracteriza a los españoles, y que tiene sus raíces en la experiencia, relativamente reciente, de la dictadura franquista, que abusó de los símbolos nacionales y de la identidad nacional, y que generó un movimiento opuesto “que aún persiste”, subrayó el informe.

NACIONALISMOS INTERNOS
A ello se une la existencia de fuertes movimientos nacionalistas en algunas regiones de España, Cataluña y País Vasco, principalmente, pero no solo, que han contribuido también a esa ausencia de una fuerte identidad nacional de los españoles, realidad que ahondó la transferencia de competencias de Educación a las autonomías, que han puesto el énfasis en enseñar la identidad e historia local y regional.
Junto a esta débil identidad nacional, el estudio apunta al profundo europeísmo de los españoles como el segundo elemento que convierte a España en terreno inhóspito para los populismos de ultraderecha.
A pesar de que la crisis económica aumentó el antieuropeísmo entre los ciudadanos comunitarios, incluida España, en este país esta tendencia está por debajo de la media europea: solo un 28 por ciento de los españoles no se considera europeo de ningún modo, frente al 39 por ciento de media en la UE.

Comentarios