martes 22/9/20

Un eurodiputado húngaro propone que se coloquen cabezas de cerdo en las fronteras de la UE

Un eurodiputado húngaro se enfrentó ayer con un activista de Derechos Humanos y provocó una ola de críticas en Twitter tras escribir que la colocación de cabezas de cerdo a lo largo de la valla fronteriza erigida por Hungría servirían para disuadir a los inmigrantes de intentar entrar.

Un grupo de personas intentando entrar en Europa	reuters
Un grupo de personas intentando entrar en Europa reuters

Un eurodiputado húngaro se enfrentó ayer con un activista de Derechos Humanos y provocó una ola de críticas en Twitter tras escribir que la colocación de cabezas de cerdo a lo largo de la valla fronteriza erigida por Hungría servirían para disuadir a los inmigrantes de intentar entrar.
Bajo el conservador primer ministro Viktor Orban, Hungría adoptó una de las posturas más duras dentro de la UE contra el reciente flujo masivo de inmigrantes y refugiados, una crisis que ha dividido a la UE.
El año pasado, Hungría instaló una valla con concertinas a lo largo de su frontera sur para detener a los inmigrantes, que patrullan miles de soldados adicionales. El próximo 2 de octubre, el país celebrará un referéndum sobre si acepta la política de la UE de reasentamiento obligatorio de refugiados sin consentimiento del parlamento.
El eurodiputado detrás de los comentarios es Gyorgy Schopflin, un antiguo empleado de la BBC y profesor residente en Londres, que ocupa un escaño desde 2004 en la Eurocámara por el partido Fidesz de Orban.
El 19 de agosto, Andrew Stroehlein, el director de prensa de Human Rights Watch en Bruselas, retuiteó un mensaje de un artículo del “Washington Post” y fotos que mostraba lo que parece ser un tubérculo con forma de cara y colocada junto a la valla en Hungría.
Estas imágenes habían aparecido previamente en una página de Facebook que apoya la presencia de tropas en las fronteras de Hungría, con el mensaje: “en lugar de espantapájaros, estos son ‘espantapersonas’ hechos con remolachas azucareras. Parecen funcionar, nadie ha cruzado por aquí en cuatro semanas”.
Stroehlein replicó a las imágenes, escribiendo: “Los refugiados huyen de la guerra y la tortura, Hungría. Vuestras cabezas de tubérculo no les disuadirán”.
Este sábado, Schopflin replicó a Stroehlein. “Podrían hacerlo. Las imágenes humanas son haram”, dijo, en referencia a los actos prohibidos en el islam. “Pero estoy de acuerdo, una cabeza de cerdo disuadiría de forma más efectiva”, añadió. Stroehlein le respondió. “Un eurodiputado escupiendo tal obscenidad xenófoba... Eres una vergüenza para Hungría, para Europa y para la humanidad”, afirmó. En una subsiguiente cascada de comentarios de los seguidores de ambos, Schopflin fue principalmente criticado por sus palabras. Algunas personas contrarias a la inmigración le defendieron.
Posteriormente,sostuvo que nunca planteó la propuesta de colocar cabezas de cerdo, y aseguró que solo era un pensamiento” y no piensa disculparse.

Comentarios